Motor

Las compañías automotrices rusas Volgabus y Bakulin Motors Group planean presentar la nueva versión del primer autobús autónomo ruso Matrёshka 2.0, también conocido como 'smartbus', un innovador proyecto de transporte público, cuyas etapas de prueba se dieron a conocer el año pasado.

Este lunes en algunos medios del país aparecieron informaciones sobre el supuesto cierre del proyecto debido a la falta de recursos técnicos y financieros por parte de los elaboradores. Sin embargo, el director de la compañía Bakulin Motors Group, Alexei Bakulin, ha desmentido esta información el martes a través de su cuenta personal de Facebooksegún RT.

"La ejecución del proyecto de desarrollo del vehículo autónomo continúa en el marco de un nuevo concepto, que se corresponde a las actuales tendencias mundiales en el ámbito del transporte no tripulado", escribió Bakulin, precisando que su empresa "incorporó a nuevos socios".

Mientras tanto, un representante de la otra compañía a cargo del proyecto, Volgabus, también confirmó a RIA Novosti que el desarrollo del 'smartbus' sigue en marcha y que el nuevo vehículo se estrenará en la exposición Busworld Russia, que se celebrará en Moscú el próximo mes de octubre.

Según él, el Matrёshka 2.0 contará con más tamaño en comparación con su predecesor, tendrá un asiento para un operador y será capaz de recargarse de forma más rápida.

El minibús eléctrico Matrёshka (nombre en referencia a la tradicional muñeca rusa con múltiples figuras en su interior) no necesita de conductor y tiene capacidad para 12 pasajeros, aunque sus desarrolladores planean hacer que el vehículo sea capaz de transportar hasta 20 ocupantes. 

El minubus inteligente puede recorrer hasta 130 kilómetros con la carga completa de la batería a una velocidad de 30 kilómetros por hora, aunque en teoría puede acelerar hasta los 100 km/h. El Matrёshka está compuesto de elementos modulares, fáciles de reemplazar en tan solo 15 minutos en caso de alguna falla. Ese sistema le ha valido su nombre.