Mundo
Abdel-Rahman Shams al-Din, el fanático islámico que asesinó a dos turistas alemanas en Egipto. EG
De las cuatros mujeres heridas, dos son de nacionalidad checa, una es armenia, y no se ha podido contrastar el origen de la cuarta

Fanatismo sin límites. Y siempre en nombre de 'Alá'.

Dos turistas alemanas fueron asesinadas este viernes, 14 de julio de 2017, al mediodía en la playa de un complejo turístico de Hurgada, un popular destino de veraneo a orillas del mar Rojo, a unos 400 kilómetros al sur de El Cairo, según informó el Ministerio del Interior de Egipto.

El criminal, que fue arrestado y está siendo interrogado por la policía, también hirió con una arma blanca a otras cuatro extranjeras.

Como explica Ricard González en 'El País', este no es el primer acto violento contra intereses turísticos en Egipto, que padece el azote de una pertinaz insurgencia de cariz islamista que se ha cobrado la vida de centenares de personas, la mayoría agentes de las fuerzas de seguridad.

El fanático islámico se introdujo en el Hotel Zahabia a nado desde una playa pública cercana, y acuchilló a cuatro mujeres extranjeras, provocando la muerte de dos de ellas.

Posterioremente, se dirigió al hotel contiguo y apuñaló a otras dos mujeres antes ser reducido por los encargados de la seguridad, que lo redujeron a golpes y se lo llevaron en una carretilla.

De las cuatros mujeres heridas, dos son de nacionalidad checa, una es armenia, y no se ha podido contrastar el origen de la cuarta.

El facineroso, indentificado por el diario Al Ahram como Abdel-Rahman Shams al-Din, de 28 años y residente en la región de Kafer Sheikh, gritó en árabe mientras ejecutaba el apuñalamiento:

"No os acerquéis, no quiero egipcios".