Mundo
El embajador de Grecia en Brasil, Kyriakos Amiridis, asesinado por su esposa y el amante policía de esta. PD
El diplomático era abogado, formado en la Universidad Aristóteles de Tesalónica, y acostumbraba a pasar algunas temporadas en Río de Janeiro, donde su familia tiene una vivienda

El embajador griego en Brasil, Kyriakos Amiridis, fue asesinado a instancias de su esposa por un policía brasileño con el que la mujer mantenía una tórrida y desbocaa relación extramatrimonial.

El embajador fue hallado el 29 de diciembre de 2016 en el interior de un vehículo calcinado cerca de Río de Janeiro, y la policía detuvo a tres personas implicadas en el crimen, entre ellas su esposa y un policía militar.

El delegado policial Evaristo Magalhães, de la Unidad de Homicídios de la Baixada Fluminense, declaró en rueda de prensa que se trata de "un crimen pasional", pues la esposa y el policía mantenían una relación extramatrimonial.

"Ella habría planeado junto al policía militar toda la organización del crimen".

Los tres sospechosos fueron enviados a prisión preventiva durante los próximos treinta días, prorrogables por otros treinta más.

Según las investigaciones, el policía Sérgio Gomes Moreira fue el autor material del crimen, quien contó con la ayuda de su primo para deshacerse del cuerpo, encontrado "completamente carbonizado" el jueves dentro de un vehículo quemado, ubicado bajo un viaducto, a la entrada de Nova Iguaçu, municipio colindante de Río de Janeiro.

Las causas de la muerte de Amiridis aún no han sido esclarecidas hasta que concluya la autopsia.

El primo del policía implicado, que también fue detenido y enviado a prisión preventiva, confesó en una declaración a la policía que la esposa del diplomático, la brasileña Françoise Amiridis, le contrató y le "ofreció personalmente 80.000 reales (unos 23.300 euros)" por cometer el crimen.

Magalhães dijo que fue la propia mujer, acompañada de su abogado, la que puso el jueves la denuncia sobre la desaparición de su marido, de 59 años, que pasaba en Río sus vacaciones de fin de año.

Las cámaras de seguridad de la zona y las contradicciones en las sucesivas declaraciones de la esposa ayudaron a las autoridades a descartar la hipótesis del secuestro y comenzar a trabajar con la del asesinato, como así se demostró.

Kyriakos Amiridis fue cónsul de Grecia en Río de Janeiro entre 2001 y 2004 y había asumido como embajador en Brasilia a comienzos de 2016.

El diplomático era abogado, formado en la Universidad Aristóteles de Tesalónica, y acostumbraba a pasar algunas temporadas en Río de Janeiro, donde su familia tiene una vivienda.

Había iniciado su carrera diplomática en 1985 y antes de asumir como embajador en Brasilia fue representante griego en Libia entre 2012 y 2016.


Condolencias de Temer

El presidente de Brasil, Michel Temer, expresó sus condolencias y solidaridad a su homólogo griego, Prokopis Pavlopoulos, por la muerte del embajador.

"En este momento de dolor y pesar, ofrezco, en nombre de los brasileños, mis condolencias y solidaridad al Gobierno y al pueblo de Grecia, en particular a los familiares y personas próximas al embajador Amiridis".