Mundo
El presidente de México, Peña Nieto, y el de EEUU, Donald Trump. WH
Trump apoya la tortura en los interrogatorios como método efectivo para combatir el terrorismo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este 26 de enero de 2017 en Filadelfia que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y él acordaron cancelar la visita del mandatario mexicano a la Casa Blanca prevista para la semana que viene porque iba a ser "estéril", tras las tensiones que ha generado entre los dos países la construcción de muro fronterizo.

"El presidente de México y yo acordamos cancelar el encuentro. Salvo que México trate a Estados Unidos con respeto, este tipo de reunión iba a ser estéril y yo quería ir por una ruta diferente. No tuve otra opción".

Trump respondió así al anuncio en Twitter de Enrique Peña Nieto, que aseguró que no iba a acudir a la reunión.

Horas antes, Trump había amenazado a Peña Nieto con cancelar la reunión si México no estaba dispuesto a pagar por el muro en la frontera de los dos países que el presidente estadounidense quiere construir "inmediatamente", tal y como prometió durante la campaña electoral.

"Si México no quiere pagar por el muro que se necesita seriamente, sería mejor cancelar la próxima reunión", escribió Trump en Twitter por la mañana.

 

MÁS LEÑA A LOS PERIODISTAS

Durante la campaña electoral, Donald Trump solía señalar el lugar reservado a los medios de comunicación y decir, entre el alborozo general:

"Ahí están algunas de las personas más deshonestas de EEUU".

El sábado, en su visita a la sede de la CIA, el presidente elevó la categoría de los periodistas hasta ponerlos "entre la gente más deshonesta de la Tierra".

Hasta ahora, sin embargo, faltaba un aspecto prescrito en esta teoría general de la comunicación. En otras palabras: ¿Qué cree Trump que deberían hacer los periodistas?

Hoy, el entorno del presidente ha sentado la doctrina: "Cerrar la boca". Así lo ha declarado el máximo asesor del president, Steve Bannon, ex banquero de inversión de Goldman Sachs, propietario de buena parte de los derechos de emisión de la inmensamente exitosa serie de los noventa 'Seinfield'. Bannon es el máximo exponente del ala ultranationalista del Gobierno de Trump, y ha sido presidente ejecutivo de la empresa propietaria de la web de ultraderecha Breitbart News.

Y lo ha dicho en declaraciones al 'New York Times'.

LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

Donald Trump, cree que "funcionan" las técnicas de interrogatorio utilizadas en el pasado en la lucha contra el terrorismo y consideradas tortura.

"Creo absolutamente que funcionan", dijo Trump en una entrevista exclusiva con ABC News emitida este miércoles, en la que aseguró que sus jefes de inteligencia consideran que técnicas como el "ahogamiento simulado" pueden dar resultados en la lucha contra el terrorismo.

Trump indicó que está dispuesto a combatir "fuego con fuego" para hacer frente a los yihadistas del Estado Islámico (IS) y no descartó volver a utilizar técnicas de interrogatorio que cesaron con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca en 2009.

"He hablado con personas en lo más alto de la cúpula de inteligencia y les he preguntado si la tortura funciona y la respuesta fue sí", subrayó.

"Quiero mantener al país seguro. Cuando están cortando cabezas de los nuestros y otros por ser cristianos en Oriente Medio y el Estado Islámico hace cosas propias de la Edad Media, ¿que si me preocupa el ahogamiento simulado? Combatiremos fuego con fuego".

Trump aseguró que escuchará a su gabinete, especialmente al secretario de Defensa, James Mattis, y el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, cuando llegue la hora de determinar si se resucitan prácticas para interrogar a sospechosos de terrorismo consideradas torturas por el Congreso y la anterior administración.

"Voy a confiar en Pompeo, Mattis y mi grupo y si no lo quieren hacer está bien. Y si lo quieren hacer, trabajaré con ese fin dentro de los límites de lo que se puede hacer legalmente", según el flamante mandatario.

Durante la campaña electoral, Trump fue mucho más directo al asegurar que apoyaba el "ahogamiento simulado" y "cosas mucho peores".

"¿Que si apoyo el ahogamiento simulado? Te puedes apostar el culo a que sí".

El "ahogamiento simulado", la privación de sueño, el uso de perros agresivos, los gritos, los golpes o la humillación fueron algunas de las técnicas de "interrogatorios forzados" instauradas tras los atentados terrorista del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos por el Gobierno del entonces presidente George W. Bush.

Obama firmó órdenes ejecutivas al llegar a la Casa Blanca en 2009 para poner fin a esas prácticas, mientras que el Senado legisló en contra de esos métodos en 2015.

Durante su audiencia de confirmación como director de la CIA, Pompeo aseguró que no apoya la vuelta a "interrogatorios forzados", aunque posteriormente se mostró abierto a modificar el manual que regula los interrogatorios que recaen en personal militar o de inteligencia.