Mundo
El etarra Ángel María Tellería Uriarte, tras ser detenido en México. PD
Dispararon contra la inspectora con una metralleta y después escaparon del lugar de los hechos arrojando dos granadas de mano, relata la ficha roja de la Interpol

Por los pelos. No le caerá mucho, porque la justicia española tiende a ser brutal con los que meten la mano en la caja, para contentar al populacho, y bastante condescendiente con los que hacen daño a las personas, llevados por la tesis de que hay que reintegrar al terrorista y educar al asesino (Que Dios me perdone).

En cualquier caso, motivo de fiseta para la ciudadanía española, que el criminal Angel María Tellería haya sido atrapado, justo poco antes de que prescribieran sus delitos (¿Por qué Eduardo Madina se humilla entrevistando al pro-etarra Fermín Muguruza para Jot Down sin contradecirle en nada?).

El etarra Ángel María Tellería Uriarte, reclamado por España por su  participación en atentados de ETA, fue detenido este 22 de febrero de 2017 en el Estado mexicano de Guanajuato.

Tellería, conocido también como Antxoka, Koldo y Gotzon, permanecía de forma ilegal en México desde los años 80 y "el próximo mes de marzo los delitos por lo que era buscado prescribirían".

La detención se produjo este miércoles en el municipio de León, en un operativo encabezado por agentes de la Agencia de Investigación Criminal, sin que se efectuara un solo disparo:

"Tellería Uriarte fue trasladado al Instituto Nacional de Migración (INM) para su inmediato traslado al país que lo reclama".

El facineroso contaba con una ficha roja emitida por la Policía Internacional (Interpol) para su búsqueda y localización.

En ella se especifica que tiene una orden de detención por el delito de "atentado con resultado de muerte, depósito y tenencia ilícita de armas".

El 16 de junio de 1981, Tellería, junto con Antonio Goicoechea Elorriaga y José Luis Eciolaza Galán, participó en un ataque que acabó con la vida de la inspectora de policía María Josefa García en unos apartamentos de la ciudad de Zarauz (norte de España).

Eciolaza disparó contra la inspectora con una metralleta y después escaparon del lugar de los hechos arrojando dos granadas de mano, relata la ficha roja de la Interpol.