Mundo
Cuando Chávez fue destituido brevemente por una intentona golpista en 2002, el general lo rescató y lo devolvió al poder por su apego a la Constitución

El exministro de Defensa, Raúl Isaías Baduel, debía haber salido este 3 de marzo de 2017 en libertad tras haber cumplido su condena de siete años y once meses de prisión (Ahora Madrid se parte votando contra los presos de Venezuela y se arma la marimorena).

Sin embargo, la imputación de dos nuevos cargos por orden del régimen de Nicolás Maduro, que teme que el exmilitar lo derroque, le han devuelto de manera insólita a la cárcel ( Un expolicía condenado por asesinato, nuevo presidente del Tribunal Supremo de Venezuela ).

En lugar de recibir la excarcelación tras casi ocho años de pena por presunta corrupción, lo que obtuvo Baduel del Tribunal Primero de Ejecución de Caracas fue la imputación de dos nuevos delitos: atentar contra la libertad y la independencia de la nación y traición a la patria.

Como explica Ludmila Vinogradoff  en 'ABC', el exministro de Defensa es un símbolo de la disidencia en la fuerza castrense y, a la vez, un militar muy respetado en la Fuerza Armada Bolivariana. Según los analistas, el régimen le tiene miedo y por eso lo mantiene preso.

Ocho años encarcelado

Cuando aún acompañaba al fallecido Hugo Chávez en su aventura política, Baduel criticó abiertamente su plan de imponer al Ejército la consigna «patria, socialismo o muerte».

Cuando Chávez fue destituido brevemente por una intentona golpista en 2002, el general lo rescató y lo devolvió al poder por su apego a la Constitución.

No obstante, Chávez decidió encarcelarlo hace ocho años por una irregularidad administrativa, de la que se declara inocente. Baduel no ha querido ser indultado por seguir negando la acusación de corrupción.

El fallecido comandante recelaba de Baduel. Su ascendencia y la admiración que despierta en la fuerza armada le ponía nervioso. Y lo mismo le ocurre a la actual cúpula gubernamental de Maduro.

Cuando fue trasladado a la fuerza por una Comisión de la Dirección de Contrainteligencia Militar al Tribunal Primero de Control de Caracas, su hijo Adolfo Baduel denunció en su cuenta de Twitter que «a mi papá se lo llevaron esposado y en short (pantalones cortos)».

Lo hicieron esperar todo el día en el tribunal. Al final de la tarde fue diferida la audiencia.