Mundo
Lilian Tintoria marcha contra la dictura chavista. LT

La gran protesta opositora de este miércoles 19 de abril de 2017 en Venezuela ha registrado ya sus primeras bajas mortales.

Los paramilitares chavistas, que desde España frespaldan Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Alberto Garzón y los chekistas de Podemos, han asesinado a tiros a un joven en la gran marcha de la oposicón venezolana

El primer joven asesinado por los sicarios del régimen recibió un balazo en la cabeza en el barrio capitalino de San Bernardino.

"Llegaron unos colectivos y dispararon, la gente respondió con piedras. Luego una pareja de motorizados de rojo dispararon y le dieron a un chico. Le vi un orificio en la nuca y otro en la frente, un charco de sangre. Algunas personas se fueron, pero la mayoría se quedó y siguió caminando, aunque con los ánimos bajos".

Carlos José Moreno -de 19 años-, fue trasladado a un centro de salud pero llegó muerto al quirófano.

El Ministerio Público indica que la segunda víctima mortal respondía al nombre de Paola Andreína Ramírez Gómez y que murió en la ciudad de San Cristóbal.

Miles de manifestantes opositores se concentraban en Caracas y en otros puntos del país (incluso en la capital muy cerca de grupos paramilitares, trufados de pistoleros y criminales, a los ha dado armas el gobierno de Nicolás Maduro) cuando la policía y militares han comenzado a lanzar gases lacrimógenos contra los opositores en diversos puntos de las protestas.

El objetivo de la marcha opositora, como en seis ocasiones anteriores, es llegar a la Defensoría del Pueblo desde 26 puntos de la capital. En algunos puntos del oeste de la ciudad, como en el popular barrio 23 de Enero, no pudieron reunirse, pues el chavismo los controló desde primera hora.

Los disturbios estallaron en sectores de la estratégica autopista Francisco Fajardo, en El Paraíso, Quinta Crespo, San Bernardino y San Martín, en el oeste de la ciudad.

El gobierno bloqueó parcialmente los accesos a Caracas, al igual que los pasos hacia el centro de la ciudad. Ya Maduro había advertido que no llegarían a esa zona.

"Si quieren, marchen en el este", señaló el presidente.

La fiscal pide que no haya violencia

Se trata del momento de mayor tensión política en Venezuela en meses, con los opositores exigiendo elecciones y respeto al Parlamento, y los oficialistas rechazando otro supuesto "golpe de Estado" orquestado por Estados Unidos y la "derecha" venezolana.

Poco antes de que arrancasen las marchas, la fiscal general del Estado, Luisa Ortega, se unió a los llamados internacionales para evitar la violencia contra las marchas que ya han empezado este miércoles en Venezuela.

"Es un derecho constitucional convocar manifestaciones pacíficas y estas no deben poner en riesgo la integridad de los manifestantes ni de terceros, ni la estabilidad institucional".

La OEA, 11 países del continente, la Unión Europea, Estados Unidos, incluso la ONU han advertido al gobierno de Caracas tras las protestas de los últimos días, durante las cualesseis personas fueron asesinadas por policías, guardias nacionales y sicarios chavistas.

Es la segunda vez que el Ministerio Público, uno de los poderes de la revolución, se sale de los "lineamientos revolucionarios" marcados por Nicolás Maduro.

Ortega se rebeló contra las sentencias 155 y 156 del Tribunal Supremo de Justicia, que arrebataban las funciones y poderes a la Asamblea Nacional en beneficio del propio tribunal y del presidente.