Mundo
Disdodado Cabello, Nicolás Maduro y Padrino López. VZ
El Tribunal de La Haya juzga delitos que afectan a la comunidad internacional: genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad

Tarde pero al fin. Tras varios años de arrastrar los pies, mirar para otro lado y dar por válidos comportamientos vomitivos, la siempre lenta y torpe Organización de Estados Americanos comienza a tomar conciencia de la brutalidad del régimen chavista de Venezuela.

El giro tiene enorma trascendencia, porque Nicolás Maduro y sus esbirros, que hasta ahora han vivido tan felices, comienzan a verle las orejas al lobo y tendrán que sopesar muy pronto la posibilidad de sufrir el penoso destino del panameño Noriega y de algunos de los criminales de guerra de los Balcanes.

Luis Almagro, secretario general de la organicación, lo publica en su cuenta de Twitter:

El tiránico Maduro ya enfrenta una denuncia en La Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya presentada por más de 100 senadores de Colombia y Chile por crímenes como tortura y segregación.

La acusación se basa en informes de organismos internacionales, como algunas agencias de Naciones Unidas o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, estudios de ONG e información oficial; y acusa al mandatario de haber sido "partícipe de graves violaciones al derecho internacional" a partir de 2008, cuando era ministro de Exteriores.

También se le atribuye "la comisión de crímenes de derecho internacional" desde que fue elegido jefe de Estado en 2013.

La iniciativa fue impulsada por el senador colombiano del Centro Democrático Iván Duque y recibió el respaldo de representantes de formaciones de distintos partidos.

Busca que la Fiscalía de La Haya abra, como primera medida, una observación en Venezuela, que firmó el Estatuto de Roma en 1998 y por tanto acepta la jurisdicción de la CPI.

El Tribunal de La Haya juzga delitos que afectan a la comunidad internacional: genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Luis Almagro se transformó en los último meses en el hombre que más ha denunciado al régimen chavista.

Desde la OEA condenó la ruptura del hilo constitucional y motorizó resoluciones en contra de Maduro, que un grupo de países - el Caribe, Bolivia, Ecuador y Nicaragua- frenaron en varias oportunidades.