Mundo
Pilar Garrido. MX

La Policía mexicana ha arrestado al marido de Pilar Garrido, Jorge González Fernández, acusado de asesinar a la ciudadana española, pese a que él mismo denunció la desaparición el pasado 2 de julio de 2017.

El fiscal de Tamaulipas, Irving Barrios, informó que el testimonio del esposo de la víctima era contradictorio y tenía algunas inconsistencias, lo cual los llevó a seguir esa línea de investigación a pesar de que en un primer momento se informó de que no se le tenía como sospechoso, ya que las autoridades dijeron siempre que estaba colaborando de manera proactiva en la búsqueda de su mujer.

Por el momento, la fiscalía del estado apenas ha ofrecido información sobre la detención de Jorge González Fernández, quien trabaja como criminólogo y ha dado clases en la Universidad de Seguridad Pública y de Justicia de Tamaulipas.

El fiscal indicó el pasado lunes en una rueda de prensa que las investigaciones apuntan a que el marido de Pilar la habría ahorcado cuando la pareja volvía con su bebé de nueve meses de pasar el fin de semana de la playa, lo que descartaría la versión de Jorge González Fernández de que su mujer había sido raptada por un grupo de hombres armados.

Lo cierto es que el relato del marido levantó muchas sospechas entre los medios de comunicación desde el primer momento.

Según su declaración, una banda de criminales trató de robarles el coche cuando la familia volvía a su hogar en Ciudad Victoria, la capital de Tamaulipas. Sin embargo, al ver que el bebé estaba dentro del vehículo, los delincuentes cambiaron de parecer y súbitamente decidieron raptar a Pilar. Ese repentino cambio de opinión entre los criminales resulta cuanto menos extraño.

Otra situación que llama la atención es que Jorge González Fernández no denunció el delito ante las autoridades hasta el día siguiente, el lunes 3 de julio, en vez de haberlo reportado de manera inmediata.

¿Por qué no denunció el secuestro a la policía en un primer momento? Al ver el poco movimiento que se estaba produciendo en México para dar con el paradero de Pilar Garrido, Raquel, su hermana, publicó un mensaje en redes sociales con la intención de generar mayor atención mediática y gubernamental, lo que condujó a dar con los restos de la española el 27 de julio por un dispositivo policial.

Igualmente, uno de los puntos más extraños del caso fue que nunca hubo una petición de rescate por Pilar. Los supuestos secuestradores nunca contactaron con la familia para pedir dinero a cambio de entregar a la española con vida.

La madre de Pilar Garrido ya ha sido notificada de la detención de Jorge González Fernández, quien fue arrestado en la mañana del martes, y además se le autorizó para poder trasladar los restos de su hija a España, donde la familia había indicado tras confirmarse la muerte de la española el 11 de agosto que repetirían las pruebas de ADN.