Mundo
Delito, robo, crimen y corrupción. PD
Los cuatro facinerosos son conocidos en Venezuela como parta de la Boliburguesía chavista, una casta de empresarios que se enriqueció en medio de la bonanza petrolera más generosa de la historia republicana de este país

Se acabo el guateque. Al menos para Nevis Gerad Villalobos, Luis Carlos de León Pérez, César David Rincón Godoy y Rafael Reiter Muñoz, voraces representantes de la la Boliburguesía chavista (La exfiscal venezolana presenta pruebas contra los verdugos chavistas en la Corte Interamericana).

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han detenido en los dos últimos días en Madrid a un ex alto cargo del Gobierno venezolano de Hugo Chávez y a tres antiguos directivos de empresas públicas del mismo país después de recibir una orden internacional de arresto dictada por las autoridades de EEUU (Así viven a cuerpo de dictador los millonarios amigos chavistas de Monedero, Garzón y los comunistas de Podemos).

El más destacado es en apariencia Nevis Gerad Villalobos, quien fuera viceministro de Energía.

Como revelan F. J. PÉREZ, Ó. LÓPEZ-FONSECA y A. MEZA en 'El País' este 28 de octubre de 2017, los cuatro llevaban tiempo asentados en España.

El titular del Juzgado Central de Instrucción 2, Ismael Moreno, ya ha enviado a prisión a los tres primeros -los que fueron detenidos el jueves- y en las próximas horas tomará una decisión sobre el cuarto.

La petición de detención ha partido de un tribunal de Texas, que los investiga por su  relación con actividades de blanqueo de capitales y corrupción en EEUU realizadas a través de la oofcina de compras en este país de la compañía estabal Petroleos de Venezuela SA (PDVSA).

Todos ellos participaron en el desvío de grandes cantidades de dinero mediante la emisión de facturas falsas o infladas.

Los fondos acabaron en depósitos en Suiza. En la investigación ha participado la agencia estadounidense Homelan Security of Investigation (HSI-ICE) y ha sido ejecutada en España por agentes del Grupo de Huidos de la Justicia de la UCO.

Los cuatro facinerosos son conocidos en Venezuela como parta de la Boliburguesía chavista, una casta de empresarios que se enriqueció en medio de la bonanza petrolera más generosa de la historia republicana de este país.

Nervis Villalobos ocupó el viceministerio de desarrollo eléctrico entre 2001 y 2006 y fue responsable de los planes de aumento de la generación eléctrica. Residenciado desde hace varios años en España, su nombre ha quedado asociado al más grande escándalo de corrupción en el sector eléctrico de la era chavista.

Aprovechando la crisis del sector en 2010, Villalobos fue uno de los funcionarios del régimen que permitió que ese año un grupo de inexperimentados jóvenes, conocidos como Los Bolichicos, obtuviera millonarios contrarios para construir con sobreprecios plantas eléctricas.

Rafael Reiter fue hombre de confianza de Rafael Ramírez, poderoso presidente de la estatal petrolera Petróleos de Venezuela (Pdvsa) durante la gestión del fallecido Hugo Chávez.

En 2007 fue el encargado de colocar en una maleta 800 mil dólares que Chávez envió para la campaña presidencial de Cristina Fernández de Kirchner. Guido Antonini, otro empresario con negocios en el chavismo, se hizo responsable del equipaje cuando llegó a su destino en Buenos Aires.

El escándalo marcó la campaña presidencial de Argentina en aquel año. Reiter fue también gerente de Prevención y Control de Pérdidas de Pdvsa, la policía interna de la organización.

Luis Carlos de León y César Rincón, los otros dos detenidos, eran hombres de confianza del expresidente de la Electricidad de Caracas, Javier Alvarado, también reclamado por las autoridades. Alvarado.

Durante su gestión en esa empresa, estatizada por Chávez en 2007, los miembros de la comisión de licitaciones eran presionados para que otorgaran contratos a las empresas preferidas de Alvarado

Rajoy le tira a la cara a Iglesias toda la basura de su financiación podemita desde Irán y Venezuela