Mundo
Nicolás Madudo (VENEZUELA). VZ
Mantendremos nuestros esfuerzos vigorosos para sancionar a los funcionarios de Gobierno que son cómplices de los intentos de Maduro de socavar la democracia

Se aprieta el nudo alrededor del pescuezo d elos verdugos chavistas amigos y financiadores de Podemos.

El Gobierno estadounidense impuso este 9 de noviembre de 2017 una nueva ronda de sanciones económicas a diez altos cargos de Venezuela.

"Mantendremos nuestros esfuerzos vigorosos para sancionar a los funcionarios de Gobierno que son cómplices de los intentos de Maduro de socavar la democracia, violar los derechos humanos, inhibir la libertad de expresión y asamblea pacífica, o participan en la corrupción pública", dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado al anunciar las sanciones.

Este nuevo paquete incluye a Sandra Oblitas, vicepresidente del Consejo Nacional Electoral, los ministros Ernesto Villegas Poljak (Cultura), Freddy Bernal (Agricultura Urbana) y Jorge Márquez Monsalve (Despacho Presidencial), y al presidente de CANTV (la empresa estatal de telecomunicaciones), Manuel Fernández.

También figuran otros dos miembros del Consejo Nacional Electoral, Socorro Hernández y Carlos Quintero; el actual embajador de Venezuela ante Italia, Julián Rodríguez; el vicepresidente de la Asamblea Constituyente, Elvis Hidrobo Amoroso, y el titular de la Misión Transporte, el general Carlos Osorio.

"Mientras el Gobierno de Venezuela siga ignorando el deseo de su pueblo, nuestro mensaje es claro: los EEUU no permanecerán de brazos cruzados".

La actualización del listado se anunció en momentos en que la economía venezolana se encuentra al borde del cese de pagos de su deuda externa.

Durante todo este año, el gobierno de Donald Trump ha incrementado la presión sobre el régimen chavista, y la medida más importante fue adoptada el 25 de agosto, cuando mediante un decreto firmado por el presidente se prohibió a ciudadanos y empresas estadounidenses operar nuevos bonos soberanos y de la estatal petrolera PDVSA.

Las dentelladas del rabioso Maduro a EEUU por sancionar a sus altos cargos