Mundo
El tirano Nicolás Maduro. VZ

El gobierno de Venezuela entró en incumplimiento de pagos al dejar de cancelar los intereses de un bono por 650 millones de dólares de su compañía eléctrica estatal Corpoelec, informó la firma Wilmington Trust, el fiduciario del título, en un comunicado enviado este 10 de noviembre de 2017 a la Bolsa de Luxemburgo.

Venezuela tenía que pagar el jueves sin dilación unos 28 millones de dólares por intereses demorados desde principios de octubre.

Los 650 millones de dólares en bonos habían caído a un mínimo histórico de 23 centavos por dólar, lo que muestra que los inversionistas las percibían como las notas más riesgosas que vencen el próximo año en la nación más riesgosa del mundo.

Si bien un incumplimiento de la estatal Petróleos de Venezuela, y posiblemente incluso los soberanos, podría llevar a los acreedores a intentar reclamar los activos del productor de crudo, Edecar, la emisora original de los bonos, no tiene nada que los inversionistas extranjeros puedan incautar.

"La incapacidad del emisor de pagar los intereses vencidos de las notas en o antes del 9 de noviembre de 2017 constituye un Evento de Incumplimiento en virtud de la Sección 5.1 del Contrato de Fideicomiso", escribió Wilmington Trust en la carta a los tenedores de bonos.

Algunos operadores habían sospechado durante mucho tiempo que el bono podría ser un candidato para incumplimiento selectivo porque no contiene cláusulas de incumplimiento cruzado con PDVSA o pagarés soberanos.

Los tenedores de bonos pueden argumentar que Corpoelec y PDVSA son la misma empresa y pedir el embargo de bienes de la petrolera, aunque se espera una larga batalla legal.