Mundo
Julian Assange (WIKILEAKS). PD

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha vuelto a comprometer al país que le da asilo al inmiscuirse en asuntos de política internacional (El vaticinio del cotilla de Assange: "El 1-O nacerá una nueva Cataluña o habrá una guerra civil").

El Gobierno de Ecuador le ha ordenado esta vez que no se entrometa en la crisis catalana y se ha desmarcado de sus declaraciones de apoyo (Puigdemont y los suyos pagaron un pastón a Julian Assange para que defendiera su independencia ilegal).

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana ha emitido un comunicado para aclarar que las opiniones de Assange no representan la posición del Estado ecuatoriano.

"Ecuador reafirma su adhesión a los principios que rigen las relaciones entre todas las naciones, especialmente el respeto a la integridad territorial, soberanía e independencia de los Estados, así como el de no intervención en los asuntos internos de ningún país y el derecho de todos los Estados, en tanto miembros iguales de la comunidad internacional, de resolver sus diferencias sin injerencias extranjeras".

En una nota oficial emitida este 22 de noviembre de 2017, el Ministerio de Exteriores ecuatoriano ha subrayado además que las declaraciones del líder de Wikileaks no representan la posición de Ecuador, ha respaldado la "integridad territorial" de España y ha reiterado su posición de no intervenir en asuntos internos de otros países.

"En referencia a los últimos acontecimientos suscitados en España en torno a la independencia de Cataluña y a las expresiones del señor Julian Assange sobre este asunto, considera importante señalar que las mismas no representan la posición del Estado ecuatoriano".

El fundador de Wikileaks, refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres desde hace más de cinco años, dictó recientemente una videoconferencia en la que se pronunció a favor de la independencia de Cataluña, que justificó como respuesta a la necesidad de cambiar el "orden mundial".

La Cancillería recuerda que las manifestaciones de Assange sobre Catalunya "no representan la posición del Estado ecuatoriano"

En paralelo, mantuvo un encuentro con el editor catalán Oriol Soler, ideólogo y considerado uno de los principales promotores del secesionismo en Cataluña.

En este contexto, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador ha reafirmado hoy "su adhesión a los principios que rigen las relaciones entre todas las naciones, especialmente el respeto a la integridad territorial, soberanía e independencia de los Estados, así como el de no intervención en los asuntos internos de ningún país".

La nota hace hincapié en que debe respetarse el "derecho de todos los Estados, en tanto miembros iguales de la comunidad internacional, de resolver sus diferencias sin injerencias extranjeras".

Assange cumplió el verano pasado cinco años resguardado en la sede diplomática ecuatoriana en Londres, donde se encuentra asilado desde el 19 de junio de 2012.

El activista era requerido desde 2010 por las autoridades suecas debido a las acusaciones de dos mujeres por supuesto abuso sexual, pero Suecia archivó en mayo la causa.

Aun así, sigue bajo asilo por temor a que sea arrestado por las autoridades británicas y deportado a EEUU, donde podría ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos de carácter confidencial.

Sobre su caso particular, la nota de Cancillería ecuatoriana "reafirma su compromiso con el asilo diplomático y renueva su decisión de continuar brindando la protección debida al señor Assange, de conformidad con los principios y normas previstos en el derecho internacional y en la normativa nacional sobre asilo".

Pero al mismo tiempo, subraya que las autoridades ecuatorianas le han reiterado "su obligación de no realizar declaraciones o actividades que pudieran afectar las relaciones internacionales del Ecuador, las mismas que deben ser preservadas, como sucede con España, país al que le unen invariables lazos históricos y culturales, así como vínculos basados en el respeto mutuo".

La Cancillería ecuatoriana refiere asimismo que Assange se ha comprometido formalmente "a observar una conducta que sea compatible con la voluntad del Estado ecuatoriano".