Mundo
Juan Orlando Hernández. EP

Bronca y de las fuertes a la vista.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, se ha declarado este domingo ganador de las elecciones en el país, poco después de que el opositor Partido Libertad y Refundación (Libre) señalara que el candidato de la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla, se había impuesto en los comicios.

«Una enorme cantidad de encuestas en boca de urnas muestran un resultado contundente. Ganamos la elección, así lo dicen las encuestas», ha señalado Hernández, según ha informado el diario local 'El Heraldo'.

«Vamos a esperar esos resultados del Tribunal (Supremo Electoral) pero no podía estar yo esperando cuando ustedes decían Juan Orlando usted es el próximo presidente», ha agregado.

Poco antes, el coordinador de Libre, el expresidente Manuel Zelaya, rechazó los sondeos a pie de urna que daban como ganador al actual mandatario, asegurando que Nasralla ha obtenido el 45 por ciento de los votos.

«El presidente de Honduras se llama Salvador Alejandro Nasralla, ¡ganamos las elecciones!», dijo desde la sede del partido opositor.

La empresa Ingeniería Gerencial indicó en un sondeo a pie de urna que Hernández habría ganado las elecciones con un 43,94 por ciento de los votos, mientras que Nasralla habría recabado el 34,7 por ciento de las papeletas.

Está previsto que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) dé a conocer los primeros resultados oficiales a las 21.00 horas (las 4.00 horas en la España peninsular).

Hernández partía como favorito para ganar la Presidencia de Honduras en las elecciones, a pesar de que hace apenas un par de años su candidatura era impensable porque la Constitución prohibía la sucesión de mandatos y el intento de Manuel Zelaya de burlar este obstáculo desató la peor crisis política que se recuerda en la nación centroamericana.

A diferencia de sus vecinos latinoamericanos, en Honduras no hay segunda vuelta electoral, por lo que la Presidencia se decidirá por mayoría simple este 26 de noviembre, lo que, a juzgar por las encuestas, garantiza a Hernández una nueva victoria en las urnas.

Nasralla, un antiguo presentador de televisión casado con una Miss Honduras, no ha conseguido capitalizar el empujón que le ha dado ser el candidato de consenso de la oposición, un puesto que arrebató a la popular ex primera dama Xiomara Castro de Zelaya en las elecciones primarias.

El punto fuerte de Nasralla es su discurso anticorrupción, sobre todo después de que el juicio contra el hijo del ex presidente Porfirio Lobo (2010-2014) --padrino político de Hernández-- por traficar con cocaína hacia Estados Unidos destapara una presunta financiación ilegal de la primera campaña del actual jefe de Estado, algo que ha negado.

Además, desde el oficialismo se ha insistido en vincular a Nasralla con el Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. «Es parte del grupo que promueve el socialismo del siglo XXI (...) Creen que eso es bueno para Honduras y tienen derecho a expresarlo», ha dicho recientemente Hernández.

Este clima parece encaminar a Hernández hacia otro periodo presidencial en el que, previsiblemente, reeditará también el apoyo del Congreso, ya que este domingo los hondureños eligen además a los 128 diputados que forman la sede legislativa, así como a 20 diputados del Parlamento Centroamericano y 298 alcaldes.