Mundo
Jair Bolsonaro. EF
Bolsonaro, popular entre los jóvenes y los nostálgicos de la dictadura, sube gracias a las redes sociales

Jair Bolsonaro, un exmilitar paracaidista de 62 años metido a político que, tras dos décadas con una discreta carrera de diputado federal, ha irrumpido repentinamente como líder de la derecha más radical de Brasil.

Con un discurso que defiende la venta libre de armas, la tortura de delincuentes y las ejecuciones extrajudiciales por parte de la policía, Bolsonaro ha conquistado un electorado que no ve una salida convencional a la crisis política, económica y moral que atraviesa el país.

A menos de un año de las elecciones presidenciales, ya es segundo en las encuestas.

Según un sondeo aparecido este 2 de diciembre de 2017 en el diario Folha de Sao Paulo, Lula, condenado en primera instancia a nueve años y medio de prisión por corrupción, obtendría el 34 % de los votos en la primera vuelta.

Bolsonaro, del Partido Social Cristiano (PSC) y firme defensor del régimen militar que gobernó el país entre 1964 y 1985, se sitúa en la segunda posición con el 17 % de los sufragios.

Como tercera opción, con el 9 % de los votos, aparece la líder ecologista y exministra de Medioambiente Marina Silva, que este sábado anunció su precandidatura para participar en las que serán sus terceras elecciones presidenciales, tras concurrir en las de 2010 y 2014.

En algunos escenarios también sería tercero el gobernador del estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, quien es el más firme candidato a asumir la presidencia del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y obtendría entre el ocho y el nueve por ciento.

Con todo, Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, y Bolsonaro, con un largo historial de declaraciones machistas, racistas y homofóbicas, serían los dos candidatos que disputarían una eventual segunda vuelta en las elecciones previstas para octubre de 2018.

Además, la encuesta constata que el exgobernante ganaría en todos los escenarios en una hipotética segunda vuelta.

No obstante, la candidatura de Lula, que ha manifestado en repetidas ocasiones su deseo de presentarse, está en manos de un tribunal de segunda instancia, que aún debe pronunciarse sobre la condena que le fue impuesta en un proceso relacionado con el caso de corrupción en Petrobras.

De ratificarse la sentencia, el líder del Partido de los Trabajadores (PT), que acumula otros seis procesos penales ante la Justicia, la mayoría relacionados con el caso Petrobras, sería impedido de participar en los comicios.

Sin el dirigente de izquierdas en la terna, el principal escenario es liderado por Jair Bolsonaro (21 %) y Marina Silva (16 %), también citada esta última en el caso Petrobras.

Para la elaboración del sondeo, que tiene un margen de error de dos puntos, Datafolha hizo 2.765 entrevistas entre el 29 y el 30 de noviembre en un total de 192 ciudades brasileñas.