Mundo

De acuerdo con el sentido común, los criminales velan por que no haya policías a su alrededor antes de cometer un asalto en plena vía pública.

El problema es que los oficiales también transitan por las calles fuera de horas de trabajo, y muchas veces armados, cosa que comprobaron dos desafortunados asaltantes en São Paulo, Brasil.

Como se ve en el vídeo, estaban muy chulos sentados en sus motos limpiando de pertenencias a los ciudadanos de la para del autobús, cuando se aproximó despacito un pequeño turismo.

Dentro del coche iba un policía fuera de servicio muy echado para delante.

El agente, sin avisar, sacó el pistolón, abatió a uno y salió detrás del otro, según recoge RT.