Mundo
El editorial del diario 'El Impulso' (VENEZUELA). VZ
El monopolio estatal del papel en el país dejó a los pedidos del periódico más viejo del país "en espera" y ahora el futuro de la publicación es incierto

Tortura, miseria, represión y censura en el 'paraiso' chavista de los amigos de Podemos.

El diario venezolano El Impulso, de 114 años de antigüedad y con sede en la localidad de Barquisimeto, tendrá solo edición web tras informar el sábado de que tuvo que parar definitivamente sus rotativas por la falta de papel.

"Hasta hoy nos permiten circular. Luego de 114 años de existencia del Diario EL IMPULSO, la falta de materia prima, nos obliga a suspender de forma indefinida nuestra edición impresa".

Aseguró también que la empresa hizo todos los trámites ante el estatal Complejo Editorial Alfredo Maneiro (CEAM), un monopolio que de manera discrecional decide cuánto y a quién se le entrega de papel, pero que los dejaron "en espera".

El rotativo, el más antiguo del país, agradeció a sus "fieles" lectores, distribuidores, anunciantes y amigos por su "solidaridad" así como a sus trabajadores "por su indoblegable apoyo a esta empresa a lo largo de tantos años".

Sin embargo, advirtió que en la actualidad el futuro de la publicación "luce incierto. No escapamos de la calamidad que vive Venezuela en lo político, social y económico".

Sostuvo, siempre según el texto, que el cierre de la sección impresa tendrá un "impacto con consecuencias incalculables a la libertad de expresión y de prensa" pero que, desde El Impulso, añadió el editorial "no cejaremos nuestro esfuerzo en dejar ver la realidad del país por otras vías comunicacionales".

"Seguiremos luchando desde cualquier espacio que consideremos trinchera, y así, poder mantener informados a nuestros consecuentes lectores del acontecer diario. Seguiremos siempre en defensa de la verdad y de los valores democráticos, seguiremos siendo la voz de la ciudadanía, a quien nos debemos desde nuestra fundación".

Las muestras de solidaridad ante la suspensión indefinida de circulación del diario no se hicieron esperar, especialmente de lectores y usuarios en las redes sociales, quienes lamentaron que una nueva ventana de libertad se cierre.

El Impulso, que desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999 sostiene una postura crítica contra el gobierno, ya había dejado de distribuirse a principios de 2017 por la falta de papel, pero más tarde consiguió y logró imprimirse nuevamente.

Debido a la carencia de materia prima han dejado de imprimirse en los últimos años los diarios El Carabobeño, La Mañana de Falcón, Diario Los Andes, Qué Pasa, La Verdad, El Regional del Zulia o Tal Cual.

Algunos se quedaron solo con su edición web, otros desaparecieron.