Mundo
Leopoldo López. VZ

Todo vale en ese infierno en que han convertido Venezuela los amigos y financiadores chavistas de Podemos.

Los sicarios del dictador Nicolás Maduro, agentes del llamado Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), han irrumpido este 1 de marzo de 2018 en la vivienda donde permanece recluido el líder opositor Leopoldo López y siguen allí.

Leopoldo cumple bajo arresto domiciliario la condena de casi 14 años de cárcel que pesa sobre él por incitar a la violencia durante las manifestaciones de 2014.

En un segundo mensaje, la combativa esposa de Leopoldo López ha aclarado que el SEBIN entró «bruscamente» en casa el miércoles por la noche, «sin orden legal y con armas».

El operativo policial ocurre tras la publicación de una entrevista realizada por 'The New York Times' al líder opositor, uno de los que propugna con mayor firmeza la abstención en los comicios presidenciales del 22 de abril.

En el relato periodístico, publicado en el prestigioso magazine de fin de semana del diario con el titular 'Can Venezuela Be Saved?', el propio López reconoce que sus palabras podían costarle volver a prisión; ‘Si me censuro, la dictadura me derrota'.

Sobre el principal dirigente de Voluntad Popular se mantiene una vigilancia constante, que incluye un grillete electrónico alrededor de su tobillo y el despliegue de los agentes en el exterior de la vivienda, situada en la zona este de Caracas.

El opositor venezolano fue puesto bajo arresto domiciliario --bajo condición de no hacer declaraciones políticas-- el pasado mes de agosto, después de pasar tres años en la prisión militar de Ramo Verde.