Mundo
Kim Hyon-hui BBC Mundo/Getty Images

El vuelo 858 de Korean Airlines nunca llegó a su destino.

El Boeing 707 había despegado de Bagdad (Irak), pero, tras haber hecho escala en Abu Dhabi, (Emiratos Árabes Unidos), explotó en pleno vuelo sobre el mar de Andamán, en el océano Índico.

No sobrevivió ninguno de sus 115 ocupantes, la mayoría trabajadores de Corea del Sur en el golfo Pérsico que regresaban a casa a ver a sus familias.

Ocurrió un 29 de noviembre de 1987.

Faltaban pocos meses para que Seúl, la capital surcoreana, se convirtiera en el foco de atención mundial por la celebración de los Juegos Olímpicos de 1988.

Kim Hyon-huitiene 56 años y en las raras entrevistas que concede explica que perpetró el atentado como parte de su misión al servicio del espionaje de Corea del Norte, cuyo gobierno quería sabotear el evento.

Afirma que los mandos de la inteligencia del norte planeaban crear una "sensación de caos" y, en última instancia, impedir que Seúl fuera la sede olímpica.

Fuente original: BBC Mundo/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Las últimas palabras de 10 condenados a muerte