Mundo
El coreano Kim Jong-un haciendo un esfuerzo. XU
Kim Jong-Un: Un montón de cosas sobre el tirano de Corea del Norte que te van a dejar loco

El tirano Kim Jong-un se ha llevado su retrete privado a Singapur, la ciudad en la que este 12 de junio de 2018 se ha estrechado la mano con Donald Trump (El presidente de EEUU al de Corea del Norte: "Vamos a tener un éxito tremendo").

Pero eso no es algo nuevo, el líder norcoreano nunca sale de su residencia, ya sea para un viaje largo o para una visita cercana, sin su cagadero portátil. Aunque realmente habría que hablar de lavabos porque, al parecer, dispone de varios ( Kim Jong-Un: Un montón de cosas sobre el tirano de Corea del Norte que te van a dejar loco).

Tal y como explicó hace varios años al diario The Washington Post un desertor norcoreano llamado Lee Yun-keol, que había formado parte del servicio de seguridad de Kim, cuando el gran líder sube en su coche oficial, la comitiva está compuesta por varios vehículos, uno de los cuales transporta siempre su lavabo personal.

Pero dispone también de otros adaptados para ser emplazados en vehículos para la montaña o la nieve. Y, además, en su coche, hay siempre un orinal a su disposición.

Según LiveScience, todo está deseñado para que Kim Jong-un no tenga que pisar nunca un baño público. Podría parecer un capricho, pero hay una razón más poderosa que explica tal medida: y es que sus heces están consideradas secreto de estado. Pero, ¿por qué?

Pues porque a través de ellas se podría obtener información valiosa sobre el estado de salud del líder norcoreano, algo que las autoridades del país asiático tratan de evitar a toda costa.

Y ese riesgo aumenta en ocasiones con esta, en las que Kim tiene que viajar al extranjero, ya que algún espía podría acceder a los baños de su hotel y hacerse con sus restos orgánicos.