Mundo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, jugó este domingo al golf y almorzó con el gobernador de Florida, Rick Scott, en el club Mar-a-Lago, en Palm Beach, donde esta noche despidió el 2017, casi su primer año completo de mandato, en una exclusiva fiesta.

El presidente invitó a Scott a un almuerzo en su club de cara al océano Atlántico, en el que ambos abordaron "los esfuerzos en curso de recuperación de huracanes, la necesidad de mejorar la envejecida infraestructura de la nación y otros asuntos importantes para la gente de Florida", de acuerdo a la Casa Blanca, según recoge Infobae.

"El presidente Trump habló sobre la reforma fiscal que promulgó antes de las vacaciones de Navidad y el crecimiento económico que ya está desatando en todo el país", agrega el comunicado de la Casa Blanca.

Como todos los días desde que el pasado 22 de diciembre llegó a Mar-a-Lago, en el sur de Florida y conocida como la "Casa Blanca de invierno", Trump inició su jornada dirigiéndose a un club de golf de su propiedad, donde jugó unos hoyos y posteriormente almorzó con Scott.

Sobre la tarde regresó a su inmensa propiedad frente al Atlántico, en la que celebró la llegada del nuevo año en una fiesta exclusiva en la que hubo no menos de 600 personas.

Fuente: Infobae/Leer más