Mundo
El turbohélice Q400 de Alaska Ailines. EP

Un avión de Alaska Airlines que fue robado este 10 de agosto de 2018 el aeropuerto de Seattle por un empleado de la compañía, quien se estrelló posteriormente en otra zona del estado de Washington

El comentario en Twitter es lapidario:

"Un empleado de la compañía condujo un despegue no autorizado sin pasajeros".

Testigos reportaron haber visto el avión siendo perseguido por aviones militares cerca del aeropuerto.

Dos aviones militares F-15 persiguieron al avión tras su despegue, pero no estuvieron involucrados en el accidente, indicaron por su lado los servicios de la policía local.

La oficina del sheriff del condado Pierce dijo en Twitter que la información preliminar indica que un mecánico se robó el avión.

Agregó que el estrello pudo haber sido causado por el mecánico "haciendo acrobacias aéreas o simplemente falta de habilidad como piloto".

Una vocera de la Guardia Costera dijo que la agencia estaba respondiendo a un reporte de una columna de humo y posible accidente aéreo y que una embarcación fue enviada a la escena.

La policía local declaró poco después que el siniestro "no es un incidente terrorista. La información está confirmada".

Previamente, Alaska Airlines dijo que hubo un "despegue no autorizado" de un avión. La aerolínea le dijo a The Associated Press que el avión es un Q400 de Horizon Air y se piensa que no hay pasajeros a bordo.

Horizon Air es parte del Alaska Air Group y cubre rutas cortas en el oeste de Estados Unidos.

El Q400 es un avión turbohélice de 76 asientos.