Mundo
El candidato de Los Republicanos a la presidencia de Francia, François Fillon, junto a su esposa Penelope. EP

El ex primer ministro francés François Fillon, candidato de Los Republicanos a la Presidencia, ha sido imputado formalmente este martes 14 de marzo de 2017 por los delitos de desvío de fondos públicos y apropiación indebida, en relación a los supuestos empleos ficticios de su mujer como asistente parlamentaria.

Fillon había sido citado ante el juez el miércoles, pero la imputación finalmente se ha formalizado este martes por la mañana, según han avanzado varios medios, entre ellos la revista Le Canard Enchaîné, que destapó el escándalo. La Fiscalía también ha confirmado a la agencia Reuters este extremo.

Según las informaciones publicadas, Penelope Fillon se embolsó cientos de miles de euros gracias a un trabajo como ayudante de su marido que, en realidad, no ejercía. El matrimonio ha negado cualquier irregularidad y tan sólo ha concedido unos mínimos matices éticos a la polémica contratación.

Fillon ha denunciado un "asesinato político" en su contra y ha acusado a las autoridades de actuar movidos por intereses electoralistas.

El caso ha perjudicado la imagen del ex primer ministro y sus aspiraciones de cara a las elecciones presidenciales de abril y mayo, para las que ha pasado de favorito a quedar virtualmente fuera de la segunda vuelta.

Fin del plazo

Los Republicanos respaldaron públicamente la candidatura de Fillon después de semanas de idas y venidas en torno a cuál debería ser su futuro. Numerosas voces del centro-derecha llegaron a reclamar la presentación de una candidatura alternativa, algo que ahora se presenta inviable.

El Consejo Constitucional ha recordado este martes en un comunicado que el viernes, 17 de marzo, a las 18:00 horas, se cerrará el plazo para la presentación de apoyos y, por tanto, la lista definitiva de aspirantes al Elíseo. Fillon ya ha obtenido los avales necesarios y es el dueño último de su candidatura.