Mundo
El Brexit, Gran Bretaña y su referéndum sobre la Unión Eiropea (UE). EP

Los diputados británicos han rechazado la noche de este 13 de marzo de 2017 las dos enmiendas introducidas por los lores al proyecto de ley del Brexit.

La Cámara de los Comunes da así vía libre, de hecho, a Theresa May para invocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa y arrancar oficialmente las negociaciones de salida de la UE.

El proyecto de ley ha vuelto así la noche de este lunes a la no electa Cámara alta, en el proceso que se conoce como ping-pong, que ha aceptado la supremacía de la Cámara baja y ha aprobado el proyecto de ley, dejándolo listo para el trámite formal de la sanción real.

Los lores habían introducido dos enmiendas: una, que pedía un compromiso unilateral de garantizar los derechos de los ciudadanos de otros países de la UE residentes en Reino Unido; y otra, que solicitaba que el Parlamento tuviera un "voto significativo" al final del proceso negociador de dos años que abre el artículo 50.

Rechazadas ambas enmiendas, Theresa May podría comunicar su voluntad de iniciar las negociaciones, en virtud del artículo 50, el mismo martes. Pero diferentes fuentes anónimas, citadas esta tarde por la prensa británica, aseguran que la primera ministra no actuará tan rápido como estaba previsto sino que esperará probablemente hasta final de mes.

Su compromiso, reiterado en los últimos meses, es el de iniciar las negociaciones antes del final de marzo. Si se confirma que May no procede este martes, como se esperaba que hiciera en una comparecencia ante el Parlamento que tiene prevista, es probable que espere a que pasen las elecciones holandesas y los actos de celebración del 60º aniversario del Tratado de Roma, e invoque el artículo 50 en los últimos días del mes.

La enmienda sobre los derechos de los residentes europeos en suelo británico fue rechazada por 335 votos contra 287. El ministro del Brexit, David Davis, aseguró sin embargo que asumirá "una responsabilidad moral" personal en las garantías a dichos ciudadanos.

La enmienda que exigía un "voto significativo" del Parlamento sobre el acuerdo final que se alcance, por su parte, recibió 331 votos a favor y 286 en contra.