Mundo
musulmanas con velo defienden en Londres la supremacía del Islam. OI

Y siguen a lo suyo. Da igual que los asesinos degüellen gritando ‘¡Alá es grande'!'. No importa que los que despedazan 22 niños en un concierto, se hayan envenenado en la mezquita del barrio. Tampoco que tengan como mentor a un imán y maten convencidos de ir al Paraíso de Mahoma.

Lo que pontificarán los ‘expertos', los responsables de la seguridad de nuestros hijos, es que esos crímenes no tienen nada que ver con la religión de los que los perpetran.

En este caso, la víctima es la empleada de una guardería londinense a la que tres mujeres apuñalaron este 7 de junio de 2017 al grito de  "Alá irá por ti".

Según relató la dueña de la guardería donde trabaja la víctima, las tipas -a las que nadie se atreve a identificar como musulmanas- huyeron corriendo.

Las autoridades atendieron a la mujer, que fue trasladada a un hospital, y están buscando a las delincuentes.

La víctima, de cerca de 30 años, fue golpeada y herida con un arma blanca en la zona de Wanstead por las espalda mientras las tres mujeres gritaban expresiones fundamentalistas, según reconstruyó el Daily Mail en base al testimonio de la administradora.

La Policía confirmó el hecho, ocurrido en el noreste de la capital británica. Los servicios de emergencia aclararon que la mujer se encuentra fuera de peligro.

La administradora de la guardería indicó que las atacantes huyeron ante la intervención de un transeúnte que defendió a la víctima. Las autoridades indicaron que trasladaron a la víctima por la zona para intentar identificar a las agresoras, pero no fue posible y éstas siguen prófugas.

"Las sospechosas huyeron de la escena antes de la llegada de la policía en dirección desconocida. No se realizó ningún arresto. Las investigaciones continúan. Las fuerzas antiterroristas han sido informadas del incidente, pero por el momento no forman parte de la investigación", expresó un comunicado oficial.

Este miércoles, la Policía elevó a ocho la cifra de muertos por el atentado del sábado, en el que tres yihadistas embistieron en un vehículo contra peatones en el centro de Londres y acuchillaron a varias personas, dejando además 48 heridos.