Mundo
Tragedia de los refugiados

«Lamentamos informarle de que en este momento no hay más expedientes que puedan ser procesados y que cumplan los criterios de elegibilidad establecidos en las decisiones del Consejo de la UE para el Programa de Reubicación. Rogamos tengan en cuenta que la Unidad de Reubicación griega no les enviará expedientes para los compromisos ofrecidos actualmente. Les informaremos de futuros cambios en la situación».

Es la respuesta por escrito de Grecia a la petición de España de recibir más refugiados cursada el pasado 28 de agosto, carta de la que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, dio cuenta literal el 12 de septiembre de 2017 en el Congreso, donde certificó que Bruselas piensa ya en «redistribuir» a la baja el esfuerzo de acogida entre los países puesto que no hay «ni siquiera el número suficiente» de solicitantes.

En el marco del programa de reubicación creado por la UE para hacer frente a la tragedia humanitaria de la guerra de Siria, España se comprometió en 2015 a realojar a 9.323 demandantes de asilo procedentes de Grecia e Italia.

Desde el primero de esos países han llegado 1.089 personas y 168 del segundo. Son 1.257 en total, según el último informe oficial de la Comisión Europea fechado el 6 de septiembre, en el que, -en contraste con la comunicación leída por Zoido-, se hace un llamamiento explícito a los Estados miembros para que ayuden a reubicar «unos 4.700» solicitantes que están pendientes en Grecia, pero sobre todo y con «prioridad» a los que esperan en Italia.

Con esa furia luchan los refugiados en la incendiada 'jungla' de Calais