Mundo
Menores refugiados

El pasado 26 de septiembre de 2017 se cumplió el plazo que se dio a sí mismo el Consejo Europeo para cumplir con las cuotas de reubicación de refugiados.

Hasta el pasado 4 de septiembre, 27.695 personas de las 160.000 que prometía el programa habían sido reubicadas, un 17,3%.

Las demás siguen esperando una solución más de dos años después del compromiso de la Unión Europea.

"Es importante que no perdamos la perspectiva de que cuando se violan los derechos humanos, como el de asilo, se están vulnerando los derechos de todos, también los nuestros. Cuando la actuación institucional conlleva el incumplimiento intencionado de la normativa legal vigente, no estamos simplemente ante una expresión de falta de voluntad política, sino que nos encontramos ante un atentado contra la humanidad. El hecho de que la autoría de este crimen recaiga sobre los garantes de la protección de los derechos fundamentales de las personas, deslegitima su posición de poder y devuelve el deber de acción a la ciudadanía." manifiestan miembros de #SickOfWaiting.

Por este motivo, el sábado 30 de septiembre desde distintos puntos de Europa la gente está convocada a salir a la calle bajo un mismo lema, TIME IS UP, para protestar contra dicho incumplimiento y contra la insolidaridad y las políticas migratorias de sus gobiernos.

El movimiento social #SickOfWaiting junto con otras organizaciones, asociaciones y colectivos de apoyo a personas refugiadas harán sonar conjuntamente una alarma en más de 30 ciudades europeas que se hará oír en todo el continente. A las 17:00 horas peninsular española (18:00, UTC+3) la sociedad civil llevará a cabo una gran protesta sonora contra sus gobiernos porque el tiempo se ha acabado: TIME IS UP!

El corazón de este gran movimiento transnacional estará en Atenas, donde miles de refugiados aún esperan una solución. Allí los manifestantes construirán un puente, pero solo hasta la mitad.

La otras mitades se levantarán simultáneamente en otras ciudades como Madrid, Lyon, Amsterdam, Salamanca o Huesca, simbolizando un gran entramado de puentes para las personas refugiadas que aún no ha construido la Unión Europea, pero que sí quieren tender sus ciudadanos.

El resto de ciudades participantes, además de unirse a la gran protesta sonora, contarán en sus actos con múltiples actividades: lecturas de manifiestos y poemas, puntos de información, música en vivo, performances, exposiciones artísticas, batucadas, picnics, actividades infantiles... El listado actualizado de todas las convocatorias confirmadas puede encontrarse en la web www.SickOfWaiting.org