Mundo
Theresa May. EF
Su intención era provocar el caos con una explosión en las puertas de Downing Street

Dos fanáticos yihadistas de 20 y 21 años fueron detenidos la semana pasada por su complot para matar a la primera ministra británica, Theresa May.

Habían planeado un ataque con bomba en la capital británica que distrajera a la policía y en ese momento asesinar a la premier, según informan los medios británicos citando fuentes de los servicios secretos, el MI5.

Este miércoles declaran en los tribunales.

Según The Guardian se trata del noveno atentado frustrado desde el pasado mes de marzo.

En Reino Unido hubo un atentado el pasado mes de mayo en Manchester en el que murieron 22 personas tras una actuación de la artista estadounidense Ariana Grande en el estadio Manchester Arena.

En septiembre hubo un atentado fallido con un artefacto casero en el tube de Londres por el que fue acusado un joven de 18 años.

En octubre el director del MI5, Andrew Parker, afirmó que Reino Unido se encuentra bajo la peor amenaza de ataques terroristas. Parker informó este martes al gabinete de la premier británica, informa The Telegraph.