Mundo
Martin Schulz (SPD) con Angela Merkel (CDU). EF

'Gran Coalición Habemos'. Fumata blanca en Alemania. Angela Merkel (CDU) y Martin Schulz (SPD) se hyan puesto por fin de acuerdo.

La Unión Demócrata Cristiana de la canciller y la socialdemocracia del SPD han logrado cerrar un acuerdo para formar una nueva gran coalición y acabar con la crisis política que mantiene Alemania sin Gobierno desde hace 111 días.

Los equipos negociadores de ambas partes han estado reunidos durante toda la noche para cerrar el acuerdo y, sobre todo, buscar un punto de entendimiento en los asuntos que más alejaban a ambos partidos, como las cuestiones fiscales.

A pesar de que Merkel ganó las elecciones alemanas el pasado septiembre, lo hizo sin una mayoría suficiente para formar Gobierno. Pese a que en las últimas semanas la canciller ha tratado de formar Ejecutivo con los liberales y los Verdes -la llamada coalición Jamaica-, este intento no logró llegar a buen puerto.

La canciller renovó entonces la la idea de una nueva gran coalición con los socialdemócratas, como la que ha gobernado en Alemania durante ocho de los últimos 12 años. Las alternativas eran muy pocas más: mantenerse en un gobierno en minoría, rechazado hasta ahora por la canciller, o la repetición de elecciones.

Cinco días han pasado encerrados los representantes de la CDU, la CSU-el aliado bávaro del bloque conservador de la canciller- y el SPD, limando diferencias de la mañana a la noche.

El futuro de Europa, la migración, los impuestos o el sistema de salud son los temas que separan a los grandes partidos alemanes. Las negociaciones transcurren con la mirada de reojo a la extrema derecha, que se frota las manos ante un desgobierno alemán, que a su juicio demuestra la incapacidad de los políticos tradicionales y legitima su existencia.

De celebrarse nuevas elecciones, la candidatura de una Merkel debilitada tras 12 años en el poder, no está garantizada, según varios analistas alemanes de diverso color político.

Una encuesta que publica el Handelsblatt indica que el 56% de los alemanes no piensa que Merkel fuera a ser capaz de finalizar su mandato. La derrota histórica del SPD en septiembre ha debilitado también en extremo a Schulz, que no ha vuelto a levantar cabeza. Europa, mientras, aguarda que la llamada locomotora del euro eche a andar con un acuerdo de gobierno.