Mundo
Submarino ruso YT/Imagen Ilustrativa

Sigiloso, imparable y devastador.

Así se describe al Sistema Oceánico Multipropósito Status-6, un arma nuclear rusa en fase de desarrollo que preocupa a Estados Unidos.

En su Revisión de la Postura Nuclear (NPR, por su sigla en inglés) difundida el 2 de febrero, el Departamento de Defensa lo incluyó como una de las amenazas por las que EE.UU. debe modernizar su arsenal atómico.

Donald Trump cree que el país está siendo alcanzado por sus grandes competidores, Rusia y China, a causa de lo que considera años de abandono de la era Obama.

La NPR, que marca la hoja de ruta del gobierno en materia de armamento disuasorio, lo caracteriza como "un nuevo torpedo intercontinental autónomo y submarino, de combustible y armamento nuclear".

Rossikaya Gazeta, el diario oficial del gobierno ruso, lo bautizó como el "artefacto del día del juicio final".

El Status-6 está concebido como un vehículo autónomo capaz de atravesar el océano Pacífico y lanzar un mortífero ataque radiactivo sobre la costa oeste de Estados Unidos.

Dotado para inmersiones a tanta profundidad que resulta invisible a los sistemas de detección, la carga de Status-6 la formarían cabezas nucleares de alta potencia.

"Su detonación provocaría una enorme nube radiactiva", asegura a BBC Mundo Pavel Podvig, autor del blog Russian Forces.

El plan ruso es contar con lo que los expertos definen como "un arma de tercera oleada" definitiva.

Fuente original: BBC Mundo/Leer más

VÍDEO DESTACADO: El comprometido encuentro entre un helicóptero ruso con un submarino nuclear de EE.UU. dañado atrapado en el hielo del Ártico