Mundo
Beber vino YT

Situada al suroeste de Europa, España cuenta con entre 955 717 y 1,2 millones de hectáreas de viñedos,​​ lo que la convierte en el país con la mayor extensión cultivada de viñas del mundo —más de un 15% del total mundial— y es la tercera en cuanto a producción (37.8 millones de hectolitros), por detrás de Italia (48.8 mill. hl) y Francia (41.9 mill. hl), y por delante de la de Estados Unidos (22.5 mill. hl), según wp.

Esto se debe, en parte, a la baja densidad de los viñedos en el clima seco y suelo infértil de muchas regiones vinícolas españolas. Los españoles beben solo una media de 21 litros de vino al año por persona, una cifra mucho menor que en países similares y que contrasta con la producción y tradición vinícula en el país.​

Las variedades nativas de uva española son abundantes, con más de 600 variedades nativas plantadas por todo el país, aunque aproximadamente el 80% del vino producido a nivel nacional se elabora con sólo unas 20 variedades, entre las que destacan; Tempranillo, Albariño, Garnacha, Palomino, Airén, Macabeo, Parellada, Xarel·lo, Cariñena y Monastrell.

Algunas de las zonas vinícolas más conocidas internacionalmente son Rioja, Ribera del Duero, famosa por su producción de Tempranillo; el Marco de Jerez, por sus vinos fortificados; Rías Baixas, por sus vinos blancos de Albariño; Penedés, por la producción de cava; y Priorato.

Ahora, el diario Le Parisien ha revelado que varios establecimientos franceses llevan años comercializando vino rosado español como si fuera francés. La Dirección de Competencia, Consumo y Represión de Fraudes de Francia recibió en 2015 una alerta que propició una investigación que se prolongó durante dos años y ha arrojado cifras muy considerables: el fraude del vino rosado en Francia habría afectado a más de 70.000 hectolitros,  el equivalente a diez millones de botellas, según rt.

El foco de la investigación abarcó varias esferas industriales: desde los negocios de importación hasta el etiquetado de las botellas, incluyendo a compañías distribuidoras, establecimientos de hostelería y comercios minoristas.

En total, se controlaron más de 2.400 establecimientos, obteniendo una estadística muy reveladora de la dimensión del fraude: en casi uno de cada tres locales, el vino rosado que se vendía como francés era, en realidad, de origen español.

Imagen ilustrativa / pexels.com

El vino 'rosé' en Francia cuesta 0,75 euros por litro, mientras en España puede obtenerse por menos de la mitad, a 34 céntimos. Esta circunstancia atrajo sin duda a varios importadores, que no dudaron en vender rosado español como si fuera del país galo para obtener grandes beneficios económicos.

En uno de cada cinco establecimientos controlados durante el año 2016 (el 22%, exactamente) se detectaron irregularidades de diversa gravedad, que iban desde un etiquetado fraudulento hasta la falsificación completa de las botellas.

Las autoridades francesas ya han iniciado las acciones legales pertinentes para depurar responsabilidades. Los involucrados podrían enfrentarse a condenas de hasta dos años de cárcel y a sanciones económicas de hasta 300.000 euros.

VÍDEO DESTACADO: Derraman miles de litros de vino 'premium' tras un desafortunado accidente en esta bodega