Mundo
El ministro del Interior alemán Horst Seehofer. EP

El ministro del Interior alemán Horst Seehofer ha presentado este 10 de julio de 2018 su controvertido "plan maestro" para ordenar, gestionar y limitar la inmigración sin tener en cuenta los puntos acordados con el Partido Socialdemócrata hace unas semanas.

Este plan alternativo vuelve a poner jaque al Gobierno de Merkel. Seehofer viene de protagonizar un intenso pulso con Angela Merkel. El político bávaro busca endurecer las políticas de inmigración. En las últimas semanas, ha presentado un ultimátum a Merkel, ha amenazado insistentemente con dimitir y ha logrado que, por momentos, se tambaleara la coalición gubernamental del Ejecutivo alemán.

El presidente de los conservadores bávaros ha reiterado en varias ocasiones que "no es un plan de la coalición sino un plan elaborado por el Ministerio del Interior" y que por tanto lo acordado en los días anteriores o lo que pase en el futuro no estará recogido en el documento. Ha negado que se trata de una provocación pero sí espera que los socialdemócratas aprovechen la ocasión para hacer comentarios a su propuesta.

El paquete de medidas, con 63 puntos, contempla entre otras cosas la posibilidad de cerrar la puerta a los solicitantes de asilo que hayan hecho la petición en otro país de la Unión Europea o establecer un nuevo régimen fronterizo con Austria.

Este punto había sido expresamente rechazado por el SPD durante las negociaciones que hicieron tambalear hace dos semanas al Gobierno. Los socialdemocratas no han tardado en reaccionar al movimiento del titular de Interior y han pedido que se ciña al acuerdo de la coalición.

El plan maestro de Seehofer puede volver a remover los cimientos no solo del frágil Gobierno alemán sino también del partido conservador.