Mundo
La ahora musulmana Linda Wezel fue capturada por tropas iraquíes entre las ruinas del bastión del Estado Islámico con un bebé en brazos

"¡Hagan lugar! ¡Hagan lugar! Ella es cristiana. No aguanta más. Está con dolores, está débil. Es rubia. Es alemana. Se llama Dania, no Linda. ¡Alá, Alá! ¡Hagan lugar, déjenla pasar!".

Ese es el grito que se escucha en boca de un soldado iraquí en un video que acaba de difundirse.

El soldado arrastra en una calle de la recuperada ciudad de Mosul a la alemana Linda Wezel, una adolescente de 16 años que poco más de un año antes se sumó a las huestes del Estado Islámico y ahora podría enfrentar la pena de muerte en Irak.

Linda se convirtió al Islam a los 15 años. Reclutada en las redes por fanáticos de ISIS, dejó su ciudad natal de Pulsnitz, en el este del país, poco después de la separación de sus padres y viajó a Estambul, desde donde fanáticos islámicos la ayudaron a 'colarse' en Irak.

Allí se casó con un terrorista checheno que al poco tiempo fue reventado en batalla y terminó en Mosul, el principal refugio de ISIS hasta su caída a fines de junio, como candidta a 'decapitadora' y voluntaria musulmana para acabar con los 'infieles'..

El pasado 21 de julio de 2017, Wenzel, a quien los soldados iraquíes bautizaron 'La bella de Mosul', fue capturada en un túnel excavado por los terroristas con un bebé en brazos. Se escondía entre los escombros de esa ciudad junto a otras cuatro chicas alemanas, también conversas al Islam.

Herida en una pierna y entre sollozos fue cargada por soldados en las calles del bastión yihadista recuperado.

Alemania inició negociaciones diplomáticas para que fuera devuelta a su país para ser juzgada por su participación en una organización terrorista. Pero antes, los iraquíes están investigando cuáles fueron sus tareas entre los combatientes de ISIS.

Una revista alemana afirma que fue parte de la "policía de la moralidad" encargada de que las mujeres de Mosul adhirieran a los estrictos códigos de conducta y vestimenta que imponía el Estado Islámico.

Se investiga si 'La bella de Mosul', a la que en realidad habría que llamar 'La decapitadora de Mosul' o 'la torturadora alemana de Mosul'- participó en las torturas,  castigos bestiales y ejecuciones que sufrían quienes vulneraban esas reglas.

Si se comprueba que participó activamente de esas tareas y asesinó gente, podría ser condenada a la pena de muerte en Irak, aunque la misma no se ejecutaría hasta que cumpla 21 años.

Desde su celda en Bagdad, Linda se mostró arrepentida: "Solo quiero salir de aquí, salir de la guerra, de las armas, del ruido. Solo quiero volverme a casa con mi familia", dijo a dos cadenas alemanas que lograron entrevistarla.