Mundo
Donald Trump con Bejamín Netanyahu. EF
El presidente rompe con décadas de política exterior estadounidense. La Casa Blanca intenta amortiguar la reacción palestina y retrasa la mudanza de la embajada

"He decido que es el momento de reconocer oficialmente Jerusalén como capital de Israel".

Con estas palabras, el presidente de EEUU, Donald Trump, acaba de poner fin a décadas de cautelosa diplomacia de Washington en Medio Oriente y convierte a EEUU en el único país del mundo en reconocer dicho status.

El anuncio se ha hecho oficialmente este 6 de diciembre de 2017.

Según el presidente se trata de un movimiento "pensado desde hace tiempo" que responde a una estrategia clara: si durante años no se han obtenido frutos en el proceso de paz entre israelíes y palestinos es porque hay que cambiar las cosas.

"Repetir la misma fórmula sería un error, este acto es la manera de conseguir la paz".

Para Trump se trata de un paso que concibe como la admisión de una realidad, tanto histórica como moderna.

Pese a ello, fuentes estadounidenses advirtieron ayer que las fronteras específicas de la soberanía israelí en Jerusalén estarán sujetas a negociaciones de status final con los palestinos.

De hecho, Trump ha pedido "a todas la partes que mantengan el statu quo en todos los lugares sagrados de Jerusalén".

El dirigente de la Casa Blanca ha explicado:

"Todos los presidentes anteriores se negaron a hacerlo [reconocer Jerusalén]", pese a que dijeron que harían algo. "No hicieron nada, a algunos les faltó valentía", explicó el mandatario.

"Se negaron diciendo que ello perjudicaría la paz, mientras que ahora estamos haciendo lo correcto, lo que hay que hacer".

El esperado anuncio de Trump ha sido precedido por advertencias de una respuesta violenta en el mundo musulmán.

Los palestinos han estado presionando a líderes regionales para que se opongan a la decisión de Washington y el movimiento islamista Hamas, que controla la Franja de Gaza, amenazó con una nueva "intifada".

Ordena el cambio de la embajada

Trump ha ordenado también que se prepare el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, donde ninguna nación tiene su embajada debido a que tras la anexión israelí de la parte oriental de la urbe, la ONU llamó a la comunidad internacional a la retirada de sus legaciones.

Pero este movimiento podría tardar "varios años", según informa un responsable estadounidense.

Sin el cambio de dirección de la embajada, el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel no tendría efectos prácticos aunque sí un simbolismo muy importante con posibles efectos tangibles (enfrentamientos, ataques, serio obstáculo para reactivar el proceso de paz...).

REACCIONES INTERNACIONALES

Naciones Unidas

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, hizo una declaración institucional nada más concluir la intervención de Trump, informa Sandro Pozzi. Guterres rechazó por principio "cualquier decisión unilateral" que tenga el potencial de hacer descarrilar el proceso de paz entre israelíes y palestinos, y defendió la solución de los dos Estados que vivan en paz, seguridad y que se reconozcan mutuamente.

"Entiendo el profundo apego que Jerusalén tiene en los corazones de tanta gente", admitió, "ha sido así durante siglos y siempre lo será". "Pero quiero dejarlo claro en este momento de gran ansiedad", añadió. Guterres insiste que en que "Jerusalén es la capital de Israel y de Palestina". Es estatus final de Jerusalén, concluyó, debe ser resuelto en las negociaciones directas.

Francia

El presidente francés, Emmanuel Macron, intentó este martes sin éxito frenar a Trump en una conversación telefónica en la que le recordó que "la cuestión de Jerusalén debería tratarse en el marco de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, aspirando a la creación de dos Estados que vivan juntos en paz con Jerusalén como capital". Después de que se produjera el anuncio, ha calificado la decisión de "lamentable" y ha insistido en que el estatus de la ciudad lo tienen que decidir israelíes y palestinos a través de una negociación.

Turquía

El ministro turco de Exteriores ha afirmado que la decisión de Trump es "irresponsable". Esta tarde, el viceprimer ministro y portavoz del Gobierno turco, Bekir Bozgad, escribió este miércoles un mensaje en Twitter en el que afirmaba que el traslado de la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén es un "riesgo que puede encender el fuego y provocar un gran desastre". El reconocimiento "arrojará a la región y al mundo a un fuego y no se sabe cuándo terminará", escribió Bozdag, quien dijo también que la medida liderará el camino hacia la "agitación, el caos y los enfrentamientos".

Además, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan -quien ya amenazó con romper las relaciones diplomáticas con Israel-, organizará el 13 de diciembre en Estambul una cumbre de dirigentes de países musulmanes a raíz de la decisión de Estados Unidos. "Nuestro presidente de la República convoca una cumbre extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica para permitir a los países musulmanes que actúen de forma unificada y coordinada antes estos acontecimientos", ha declarado el portavoz de la presidencia turca Ibrahim Kalin.

El Papa

La máxima autoridad católica, el papa Francisco, defendió este miércoles el statu quo en Jerusalén antes de que se produjera el anuncio de Trump. "No puedo silenciar mi profunda preocupación sobre la situación que ha surgido en los últimos días. Hago un fuerte llamamiento para que todos respeten el statu quo de la ciudad, de conformidad con las resoluciones pertinentes de la ONU", ha dicho el Papa este miércoles en su discurso semanal. Además, el martes mantuvo una conversación telefónica con el presidente palestino, Mahmud Abas.

Irán

En una línea más dura, el líder supremo de Irán, Alí Jamenei, ha considerado este miércoles que los planes del presidente de EE UU son resultado de su "desesperación y debilidad". "Es por desesperación y debilidad que quieren declarar Al-Qods [nombre en árabe de Jerusalén] como capital del régimen sionista", ha señalado Jamenei durante un acto en alusión a los planes de Trump. "En la cuestión de Palestina, tienen sus manos atadas y no pueden alcanzar sus objetivos", ha defendido el líder supremo.

Organización para la Cooperación Islámica

El Papa y Jamenei no han sido los únicos que ha advertido sobre la decisión de Trump. El rey de Marruecos, Mohamed VI, ha dirigo un mensaje a Trump en calidad de presidente del Comité Al-Qods, entidad que lleva el nombre en árabe de Jerusalén y que fue fundada en 1975 por su padre, Hassan II, y por los ministros de Exteriores de 15 estados fundadores, entre ellos Arabia Saudí, Irán y Egipto, informa Francisco Peregil. "Me es grato dirigirme a usted hoy en mi calidad de presidente del Comité Al-Qods resultante de la Organización para la Cooperación Islámica, que cuenta con 57 Estados que representan a más de mil millones de ciudadanos. Me gustaría manifestar a vuestra excelencia mi profunda preocupación personal, así como la gran inquietud sentida por los Estados y los pueblos árabes y musulmanes a raíz de las informaciones recurrentes sobre la intención de vuestra administración de reconocer Al-Qods como capital de Israel y de trasladar la Embajada de los Estados Unidos a dicha ciudad", ha señalado el monarca en su misiva.

Liga Árabe

Jordania, a petición de Palestina, también solicitó este martes la convocatoria de una reunión de emergencia, en este caso de la Liga Árabe -una organización que agrupa a 22 países de Oriente Próximo y el Magreb- para este próximo sábado. La decisión llegó apenas horas después de que Trump comunicara la intención de trasladar a Jerusalén la Embajada.
China

También China se ha mostrado preocupada por la intención de Trump. "Estamos inquietos por una posible escalada de las tensiones", ha dicho Geng Shuang, portavoz del Ministerio chino de Relaciones Exteriores. "Todas las partes concernidas deben tener en cuenta la paz y la estabilidad regional, ser prudentes en sus acciones, evitar socavar las bases de una resolución de la cuestión palestina y abstenerse de engendrar una nueva confrontación en la región", ha insistido Shuang.
Rusia

El Kremlin ha estimado "prematuro" hablar de las consecuencias del posible traslado de la Embajada, aunque también ha mostrado su preocupación. "No nos gusta hablar de decisiones que todavía no han tenido lugar", ha dicho este miércoles el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.
OTAN

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha asegurado este miércoles que los miembros de la Alianza respaldan una solución "pacífica" y "negociada", y ha añadido que Trump no ha pronunciado aún su discurso, por lo que "es un poco pronto para comentarlo".

Jerusalén es un laberinto para el que nadie ha encontrado una salida. Hace 70 años, el acuerdo de partición de Palestina situaba provisionalmente a la ciudad bajo administración internacional. Pero pronto la parte occidental fue ocupada por Israel y tras la guerra de los Seis Días, en junio de 1967, también la oriental, justo la que los palestinos consideran su capital.