Mundo
Abu Omer, con barba blanca, en una lapidación del ISIS en Mosul. IS

Abu Omer, uno de los verdugos del Estado Islámico (ISIS) que participó en la muerte por lapidación o decapitación de decenas de  personas, ha sido capturado en Irak.

La detención del yihadista, reconocible por su larga y blanca barba, se produjo en Mosul, la tercera ciudad más grande de Irak, que tras ocho meses de enfrentamientos armados fue liberada del control del los terroristas y recuperada por las tropas gubernamentales.

Cayó el verdugo, que estaba escondido en sun sótano, el pasado el pasado 29 de diciembre de 2017.

Pese a que el gobierno de Irak declaró la victoria completa sobre el ISIS a principios de diciembre, todavía existen pequeños escuadrones del grupo terrorista, según la agencia Ahlul Bayt.

Al menos 20 miembros de ISIS murieron el domingo en una operación militar lanzada por las fuerzas iraquíes y la coalición internacional, liderada por EEUU, al sureste de Mosul.

El ataque tenía como objetivo acabar con los escondites de los terroristas y peinar las localidades de Al Busif y Al Shamsiyat, al sureste de Mosul, señaló el vocero policial de la provincia de Nínive, Mazen al Ahmadi.

Según la fuente, tres de los veinte extremistas quedaron totalmente carbonizados por los bombardeos. Además, durante la operación las fuerzas iraquíes lograron confiscar un gran número de armas, aunque la fuente no dio más detalles.

El pasado 9 de diciembre el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, manifestó que el ejército de Irak dio por finalizada la guerra que ha desangrado al país durante tres años y medio, al anunciar el control de los últimos reductos que el ISIS mantenía en el país y la "eliminación" de todos los radicales en el territorio nacional.