Mundo
La terrorista islámica Emilie Koenig. PD
Estaba en la lista negra de terroristas de Estados Unidos / En 2012 abandonó a sus hijos y su hogar en Francia para viajar a Siria y casarse con un combatiente del ISIS

El diario The New Yok Times explica este 12 de enero de 2018 el caso de una importante ex propagandista y reclutadora del Estado Islámico que, tras unirse al grupo en Siria y ser detenida por las fuerzas kurdas, ahora pide perdón y quiere regresar a su país.

El periódico explica como Emilie Koenig pasó de ser una madre de familia en un suburbio de París al campo de batalla sirio.

Su caso, como subraya NYT, apunta a un dilema más amplio para Europa.

Nacida en 1984 de un padre gendarme al que apenas conoció, fue la primera mujer que desde septiembre de 2015 figuraba en la lista negra estadounidense de combatientes terroristas extranjeros.

Se había criado en Bretaña en una familia de cuatro hermanos y su radicalización religiosa está bien documentada desde 2010, cuando ya paseaba por las calles de la ciudad de Lorient con el niqab, un velo integral con el que se cubría incluso la cara

En 2012, tras la disolución por las autoridades del grupo integrista Forsane Alizza con el que estuvo vinculada y realizaba actividad panfletaria -distribuía panfletos y creaba páginas de Facebook para hacer llamamientos a la yihad, la guerra santa-, dejó a sus dos hijos en Francia para reunirse en Siria con su marido.

El joven se había marchado para enrolarse en lo que luego sería el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) y murió durante el conflicto.

Emilie König adoptó allí un nuevo nombre, Ummu Tawwab, y se encargaba de captar nuevas reclutas para esta organización yihadista, de incitar a la comisión de atentados y, más en general, de la difusión de propaganda yihadista desde las redes sociales.

Se calcula que habría logrado atraer a 200 mujeres francesas a las filas del ISIS.