Mundo

Las fuerzas gubernamentales de Irak persiguen en el norte del país a un grupo extremista cuya existencia se desconocía hasta el momento.

El colectivo Al Rayat Al Bayda (Banderas blancas, en árabe) consta de un mínimo de 500 personas. La mayoría de sus militantes son kurdos, aunque también dispone de mercenarios árabes que lucharon en las filas del ahora debilitado colectivo terrorista Estado Islámico.

Esos terroristas han atacado de manera reiterada los puestos de control de los grupos chiitas aliados del Ejército iraquí en el norte de la gobernación de Saladino. Por esa razón, Bagdad ha enviado fuerzas adicionales hacia esa zona.

Se supone que Al Rayat Al Bayda llegó a Irak desde Siria y el canal asegura que sus integrantes están muy bien preparados y tienen experiencia en combate. Su enseña es una bandera blanca con una cabeza de león.

El general Thamer al Husseini, jefe de la división de respuesta rápida de las fuerzas especiales de Irak, precisó que Al Rayat al Bayda no incluye a integrantes de la Peshmerga ni de cualquier otra formación oficial kurda.

En cualquier caso, ese alto mando señaló que el grupo terrorista presenta una amenaza real para las instalaciones petroleras de Kirkuk, que se encuentran a unos 50 km al norte de Tuz Jormato, donde sus hombres realizan esa operación militar.