Mundo

Poco más de un año después de que el ejército de al Asad volviera a controlar la histórica ciudad, algunas escuelas y trenes vuelven a funcionar, y las familias tratan de volver a la normalidad.

Pero la reconstrucción no será fácil: el país está en quiebra y la guerra no ha terminado.

Fuente original: BBC Mundo