Mundo
Putin YT/Imagen Ilustrativa

Rusia no lo reconoce, pero según activistas opositores que investigan desde hace cuatro años la participación de mercenarios en las guerras de Ucrania y Siria, centenares de rusos integrados en las filas del llamado Grupo Wagner combaten al lado de las tropas gubernamentales sirias.

"Hemos confirmado que al menos cuatro ciudadanos rusos murieron el pasado 7 de febrero en la provincia siria de Deir Al Zur", dijo a Efe Ruslán Levíev, director del Conflict Intelligence Team (CIT), un grupo que investiga desde 2014 la cara oculta de las campañas militares rusas, primero en Ucrania y ahora en Siria.

La muerte de los cuatro combatientes, que figuran con nombres y apellidos en la investigación, ha sido confirmada por otros medios locales que enseguida se hicieron eco de la denuncia.

Según los activistas, estos mercenarios eran miembros de una compañía militar privada llamada Wagner, que tiene una base de entrenamiento en el sur de Rusia y que coordina sus operaciones con el Ministerio de Defensa.

Todo apunta a que perdieron la vida durante el bombardeo que lanzó Estados Unidos contra milicias aliadas del régimen de Bashar al Assad que entraron en combate con las Fuerzas de Siria Democrática, una alianza liderada por los kurdos y respaldada por Washington.

"Nos siguen llegando nuevos nombres de contratistas rusos muertos en ese bombardeo, y creemos que cuando se confirme, estaremos hablando de una treintena de mercenarios rusos muertos en ese bombardeo", advirtió Levíev.

El Kremlin se ha visto obligado a reaccionar a la noticia después de que el veterano opositor Grigori Yavlinski, candidato a la presidencia de Rusia en los comicios del próximo mes, exigiera investigar la supuesta muerte de ciudadanos rusos en Siria.

Fuente: Infobae/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Así es el siniestro bombardero nuclear supersónico de Rusia