Ocio y Cultura
El emperador romano Calígula. CL

Italia recupera un mosaico histórico que adornaba el puente de mando de una lujosa nave que Calígula (emperador desde el 37 al 41 después de Cristo) tenía para sus ceremonias, fiestas y placeres en el lago Nemi, a 35 kilómetros al sur de Roma.

Este gran fragmento de mosaico, de un metro y medio por cada lado, había desaparecido durante la II Guerra Mundial, cuando fue incendiado en 1944, probablemente por los nazis, el museo de Nemi, donde se custodiaban dos naves del emperador Calígula.

Como explica ÁNGEL GÓMEZ FUENTES en 'ABC', solo se salvaron algunas decoraciones y restos arqueológicos que fueron trasladados a Roma.

En ese caos de la guerra, el precioso mosaico, que recrea un motivo floreal, pudo ser robado. En la década de 1960 una comerciante de antigüedades, Hellen Fioratti, y su marido, Nero Fioratti, corresponsal de un periódico italiano, compraron el mosaico a una familia aristocrática que vivía cerca del lago Nemi, y lo utilizaron durante años como mesa de café en su apartamento de Park Avenue, en Manhattan.

Hellen Fioratti afirmó que pagó miles de dólares por el mosaico, aunque no recordaba la cifra exacta, asegurando que se trató de una compra «inocente».

En su opinión, una fotografía aparecida en una revista puso en la pista del paradero del histórico mosaico a la unidad del Arma de Carabineros, especializada en la recuperación de obras de arte, que trabaja en Estados Unidos, con la colaboración de la policía estadounidense.