Ocio y Cultura
La actriz Terele Pávez. PD

La actriz Terele Pávez (Bilbao, 1939) ha muerto este viernes 11 de agosto de 2017 en Madrid a los 78 años, a causa de un derrame cerebral.

Su fallecimiento ha sido confirmado por la asociación Artistas e Intérpretes Sociedad de Gestión (AISGE) y por el Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA).

Pávez pertenecía a una célebre saga de interpretes. Era nieta y bisnieta respectivamente de los compositores Manuel Penella Moreno y Manuel Penella Raga, hermana de las también actrices Emma Penella y Elisa Montés y tía de la actriz Emma Ozores.

Sus últimos años de trabajo han estado ligados a Álex de la Iglesia. El día de la Bestia, La Comunidad, Balada triste de trompeta, Las brujas de Zugarramurdi, Mi gran noche y El bar son algunas de las películas del director en las que Pávez participó como protagonista. Su trabajo en Las brujas de Zugarramurdi le valió el Premio Goya en 2014.

UNA ACTRIZ DE CARÁCTER

"Álex contactó conmigo en un momento en el que yo no trabajaba y nos caímos bien desde el principio: los dos somos zurdos y de Bilbao y tenemos sentido del humor. Siempre ha sido muy tierno conmigo, pero también es respetuoso con todo el mundo, algo que me gusta, eso es amor para mí", remarcó en una entrevista con Efe en octubre de 2016.

De la Iglesia fue el director que "rescató" a Pávez de uno de los largos períodos de ausencia que caracterizaron su carrera, junto a la participación en películas y montajes señalados. Debutó como actriz en 1953 y acabó especializada en personajes temperamentales. Ese carácter duro y desabrido es con el que la asocia y la asociará la memoria colectiva.

Su primer papel cinematográfico le llegó en Novio a la vista (1953), de Luis García Berlanga y durante las décadas de 1960 y 1970 su trabajo en la gran pantalla se limitó a papeles secundarios en películas características de la Transición, como Tatuaje (1976), de Bigas Lunas.

LOS GRANDES PAPELES

En 1983, participó en la adaptación cinematográfica de la obra de Miguel Delibes Los santos inocentes, filmada por Mario Camus. Su interpretación del personaje de Régula es una de las mejores de su carrera y con ese trabajo ganó un enorme prestigio y el reconocimiento de buena parte del público y la crítica.

A esta cinta le siguieron Requiem por un campesino español, El Lute II, Laura, del cielo llega la noche y Diario de invierno. Estos dos últimos trabajos, a las órdenes de Gonzalo Herralde y Francisco Regueiro respectivamente, hicieron que fuese nominada como mejor actriz de reparto en los premios Goya de 1987 y 1988. Tras esta etapa, Pávez vivió unos años de ostracismo, hasta que el ya citado Álex de la Iglesia le dio el papel de una viuda retrógrada en El día de la bestia (1995).

Además de su estrecha relación con De la Iglesia, durante los años siguientes la ya veterana actriz confirmó que seguía siendo una poderosa intérprete y se mantuvo en el circuito de las producciones: protagonizó La celestina de Gerardo Vera en 1996 y en 2002 entró a formar parte del reparto de la serie Cuéntame cómo pasó, donde dio vida durante varias temporadas a la madre de Antonio Alcántara.

En 2008, varios medios de comunicación publicaron que había sido vista durmiendo en la calle acompañada por un indigente. Ella argumentó entonces que "no soy una indigente, no tengo problemas con el alcohol, bebo o no bebo, y no vivo en la calle", sino que "ese día" me quedé "dormida mientras hablaba con un amigo" indigente.

Siguió trabajando, mantuvo sus cualidades de gran actriz secundaria y dio ejemplo y cariño a muchos actores y actrices, como demuestra la cascada de condolencias que se ha desatado tras su muerte.