Ocio y Cultura

Espoleados por el nostálgico éxito de la tramposa serie televisiva “Strange Things” (2016), los CEO de la productora New Line Cinema, especializada en el género terrorífico, han decidido reivindicar uno de los referentes-plagios más obvios de dicha serie. El relato de iniciación a la adultez que es “It” es una de las innumerables novelas del maestro Stephen King que llegan a la gran pantalla. Y no lo hace por vez primera, ya que en 1990, y en formato de miniserie televisiva, ya se traslado este relato del escritor de Maine.


La conocida trama de este film se estructura alrededor de los lugares comunes al horror cinematográfico. Pennywise, el pesadillesco clown, polariza la atención del relato como ente diabólico que dota de vida los peores miedos del grupo de adolescentes a los que amenaza. Se erige así como una especie de reverso oscuro, perturbador, del genio de la lámpara. Sin embargo una segunda lectura del texto (y del guión) con más profundidad nos deja ver la historia como una metáfora en formato terrorífico de la complicada transición de la infancia a la madurez.


Supervisando  los sustos desde su posición privilegiada tenemos al director argentino Andy Muschietti, responsable de uno de los títulos más desasosegantes de la última tanda de “horror movies” contemporáneos, “Mamá” (2013). Muschietti aborda tamaño reto profesional apostando por los espacios malsanos adheridos a una concepción eminentemente naturalista de la historia de los infantes protagonistas.