Ocio y Cultura
Mickey y Minnie Mouse de Disney. PD

Disney ha anunciado este 14 de diciembre de 2017 la compra de los activos de cine y televisión de 21st Century Fox en una operación valorada en 52.400 millones de dólares (unos 44.000 millones de euros).

Tambien revela que asume la deuda de 13.700 millones de dólares (unos 11.500 millones de euros), este movimiento reforzará la posición de la compañía en su batalla contra Netflix en el entretenimiento digital.

El acuerdo incluye el estudio de cine 20th Century Fox, su división de televisión 20th Century Fox Television, los canales por cable como FX y National Geographic, las participaciones de la compañía en redes internacionales como Star TV, Sky y Hulu, así como las ligas de deportes regionales de EEUU.

Los activos restantes de Fox, pasarán a formar parte de una nueva compañía en la que sus activos clave serán sus divisiones de noticias y noticias de negocios, la red de transmisiones y los deportes.

De este modo, la compañía dirigida por Robert Iger refuerza su posición para crear un gigante del contenido online para hacer cara a plataformas como Netflix o Amazon. Y es que Disney anunció el pasado agosto que retiraría todo su contenido de Netflix para apostar por la creación de su propia plataforma, una medida que ahora también afectará en el futuro al contenido de la Fox.

Con el acuerdo, Disney podrá rentabilizar la operación gracias a basar su línea de negocio en el desarrollo de grandes franquicias como hasta ahora ha hecho con las películas de Pixar, Marvel o Star Wars. Ahora, a este catálogo se sumarán marcas como X-Men, Deadpool, Alien, Predator, El Planeta de los simios, Avatar o Capitán Calzoncillos y shows televisivos como Los Simpson, Padre de Familia o Expediente X.