Ocio y Cultura
Pechugas de pollo en salsa de miel y mostaza

¡Prueba estas pechugas de pollo con salsa de miel y mostaza, y verás como una carne tan suave puede ser todo un manjar! La preparación es tan fácil que no te llevará más de diez minutos. La salsa la puedes preparar aparte y también te sirve para aliñar ensaladas o recetas de pescado. En otro artículo de Periodista Digital – recetas,  te contamos cómo preparar paella de mariscos, hoy pechugas de pollo en salsa con miel y mostaza.

Calorías y nutrientes que  aportan las pechugas de pollo

Seguramente son una de las partes del pollo más apreciadas, por su textura tierna y sabor suave. Las podemos usar frías para ensalada o sándwiches, a la plancha, empanadas.  Esta zona del pollo al tener un menor contenido de grasa resulta ligeramente seca, de ahí que resulte ideal para recetas que llevan salsa al aportar más humedad y sabor. En 100 gramos de pechugas de pollo encontramos alrededor de 115 calorías y 22 g de proteínas. Nos aportan otros nutrientes fundamentales como el yodo 6.90 mg, el calcio 14 mg, el hierro, 1.10 miligramos o el fósforo 212 miligramos.

Las pechugas de pollo al igual que otros alimentos de origen animal son fuentes de vitaminas del grupo B, fundamentales para el buen funcionamiento del cerebro y el metabolismo. Por ejemplo contienen 9 ug de vitamina B9 o ácido fólico un  nutriente fundamental durante el embarazo para prevenir defectos en el tubo neural del feto. También aporta otras vitaminas del grupo B en menor proporción como la B1 o tiamina 0,07 mg. La B2 o riboflavina, tiene 0,09 mg o la B6 o piridoxina aportan 0,53 miligramos.

El contenido en grasas de una pechuga de pollo sin piel es de unos 2,5  gramos, frente a los casi 16 gramos de grasas que contienen otras partes del pollo como las alas. Las pechugas de pollo contiene una buena dosis de proteínas 22 gramos, son un alimento recomendado en dietas para perder peso por su perfil nutricional y bajo aporte calórico.

Cómo hacer las pechugas de pollo con salsa de miel y mostaza

Ingredientes para 4 personas

  • Pechugas de pollo deshuesadas –4 unidades

  • Aceite de oliva virgen extra – 1 cucharada y ½

  • Orégano seco – ¼ de cucharadita

  • Sal – al gusto

  • Pimienta – una pizca

Para la salsa

  • Mostaza suave – 4 cucharadas

  • Leche evaporada – 150 ml

  • Vinagre blanco – 1 cucharadita

  • Miel de flores – 2 cucharadas

  • Sal – una pizca

Preparación

  1. Comenzamos elaborando la salsa, (incluso la puedes hacer mucho antes y luego solo añadir). En un cazo a fuego lento agregamos todos los ingredientes menos la miel. Remover para que se vaya mezclando.

  2. Cuando notes está bastante caliente, agrega la miel.

  3. Cocinar durante tres minutos a fuego bajo. A continuación apagar el fuego y dejar reposar cinco minutos.

  4. Sazona las pechugas con un poco de orégano, sal y pimienta.

  5. Prepara una sartén con un poco de aceite de oliva. Dora las pechugas unos dos minutos por lado o hasta que estén a tu gusto.

  6. Apaga el fuego y añade la salsa de mostaza sobre las pechugas. Deja reposar unos minutos para que se impregna del sabor.

  7. A la hora de servir acompañar de ensalada o arroz basmati.

¿Te ha gustado la receta de pechuga de pollo con salsa de miel y mostaza? Síguenos en Facebook para descubrir nuestras próximas recetas y trucos de cocina.