Ocio y Cultura
Potaje de garbanzos de Cuaresma

¿Cómo hacer potaje de garbanzos en la olla exprés? La receta de potaje de garbanzos de Cuaresma con bacalao y espinacas es un clásico de la gastronomía española. Durante la Cuaresma no se podía comer carne, por eso surgieron muchas recetas con bacalao, acompañadas de verduras y legumbres. En otro artículo de Periodista Digital hicimos la receta de torrijas sin azúcar añadido, hoy  potaje de garbanzos de vigilia o Cuaresma.

La abstinencia de carne en la Cuaresma

En el siglo IV es cuando se estructura la Cuaresma como los 40 días de preparación a la Pascua. En Roma durante este período se hacía tres semanas de ayuno diario como señal de sacrificio y reflexión, excepto los sábados y domingos. A partir del siglo VI la Cuaresma duraba ya seis semanas.

Según el Canon 1251: todos los viernes de Cuaresma no ser que coincidan con una solemnidad debe guardarse abstinencia de carne o de otros alimentos, determinados por la Conferencia Episcopal. El ayuno y abstinencia se guardará entre el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

El potaje de garbanzos parece surgió en Castilla durante la Edad Media, cuando ya era habitual el consumo de bacalao en salazón, (una forma práctica de comer pescado para las provincias del interior). Este guiso era tradicional los Viernes de Cuaresma. Potaje describe una preparación que lleva muchos ingredientes, esta receta los lleva pero todos son económicos y muy fáciles de encontrar.

Cómo hacer el potaje de garbanzos de Cuaresma

Con la olla a presión lo haces en muy poco tiempo, y si lo dejas reposar, varias horas o incluso de un día para otro aún estará  más delicioso.

Ingredientes para 4 personas

Lomos de  bacalao – 2 unidades

Espinacas-250 (pueden ser congeladas)

Garbanzos – 400 g

Cebolla – 1 unidad

Patata – 1 unidad

Dientes de ajo – 6 unidades

Tomates maduros – 2 unidades

Pimiento rojo –½ unidad

Pimiento amarillo- ½ unidad

Pimentón – ½ cucharadita

Hoja de laurel – 1 unidad

Aceite de oliva virgen extra  - 50 ml

Huevos cocidos –2 unidades (opcional)

Agua – 700 litro

Preparación

  1. Previo a la elaboración de la receta dos cosas: dejar a remojo los garbanzos al  menos 8 horas en agua y sal, la otra es  desalar el bacalao (si usas salado). El bacalao lo encuentras ya desalado en cualquier supermercado, sin embargo si prefieres preparar la receta de forma tradicional se usa bacalao salado. Tenemos que desalarlo, introduciendo el bacalao en un recipiente con leche, lo tenemos a remojo dos horas, luego escurrir y listo para la receta. Si vas a usar espinacas congeladas las dejamos en la nevera la noche anterior para que se vayan descongelando.

  2. Picamos las verduras: pimientos, cebolla, y los tomates, los reservamos.  Pelamos la patata y la cortamos en trozos. Las espinacas si son frescas se lavan y cortan, si usas congeladas, deben estar previamente descongeladas, las secamos con papel de cocina y reservamos.

  3. En una olla exprés agrega aceite de oliva, sofríe todas las verduras 5 minutos, excepto las espinacas.

  4. A continuación añade el agua, cuando hierva incorpora el laurel, el pimentón,  las espinacas, los garbanzos y el pescado. Programar la olla 25 minutos. Si prefieres en una cazuela u olla tradicional necesitarás al menos 1 hora larga y tendrás que añadir un litro en lugar de 700 ml de agua.

  5. El potaje de vigilia o cuaresma se suele acompañar de huevos cocidos, los puedes prepara mientras esperas a que termine la olla. En un cazo añade agua y los huevos, lleva a ebullición durante 10 minutos. Apaga el fuego y traslada los huevos a un recipiente con agua fría. Deja reposar cinco minutos. Luego ya podremos pelar las huevos los cortamos y se añaden al plato de potaje.


¿Te ha gustado la receta de potaje de garbanzos de Cuaresma? Síguenos en Facebook, para descubrir nuestras recetas.