Ocio y Cultura
Lamucca (Almagro)

Como los huevos rotos, el cocido y el chocolate con churros tienen un referente con nombre propio en Madrid, Lamucca ha logrado convertirse en uno de los nuevos clásicos de la capital, después de diez años vinculados a esta ciudad.

Lamucca nació en 2008 con vocación de romper moldes frente a un concepto de hostelería que se iba quedando rancio a principios del siglo XXI.

Diseñó locales cuyo interiorismo ha conseguido mantenerse actual con el paso de los años y cartas con los platos más conocidos de la cocina internacional. Buena música, un horario de comidas y cenas ininterrumpido y un trato cercano al cliente, son los pilares de la filosofía “Low-High” que le ha permitido acomodarse entre los establecimientos clásicos de la capital, manteniendo una altísima calidad de producto y una cuidada elaboración de sus platos, a precios realmente competitivos.

“Nuestro primer local en el barrio de Malasaña fue toda una apuesta, la ubicación nos entusiasmaba y el local se adaptaba a nuestro sueño de traer a Madrid un concepto de hostelería que la ciudad estaba pidiendo a gritos: locales informales, pero con una puesta en escena muy cuidada, donde el cliente pudiera encontrar los platos que le apasionan y, sobre todo, con un horario que pueda responder a cualquier necesidad.

Así surgió Lamucca de Pez, con la cocina abierta todo el día, en uno de los barrios con más vida de la capital”, comentan Ofelia y Alex Marín, fundadores del grupo.

Lamucca quiere dedicar la celebración de este décimo aniversario a sus clientes, representados por los ya míticos “Muckeros: “En estos diez años hemos reunido una gran familia de Muckeros, que representan en realidad a todos nuestros clientes.Es nuestra manera de rendir un homenaje a su fidelidad y cariño, pues realmente son ellos los que nos han otorgado el privilegio de situarnos entre los clásicos de la capital”, cuentan desde Lamucca.

DIEZ MESES DE CELEBRACIÓN

La celebración arranca con el lanzamiento de su propio Mapa de Planes Lamucca, que representa la vinculación de Lamucca a la ciudad de Madrid. Un mapa de la capital que, además de ubicar sus siete locales, pretende resaltar los puntos de interés cultural y de ocio aledaños.

“Para nosotros realizar este mapa -que estará en todos nuestros locales- ha sido un trabajo de balance de estos diez años que nos ha llevado a darnos cuenta de que formamos parte importante de cada barrio, junto con los cines, teatros, museos, zonas de shopping... Porque nuestros restaurantes están abiertos durante todo el día y son el lugar perfecto para desayunar antes de comenzar una jornada de compras por el barrio de Salamanca, para comer después de ver una exposición en el Museo Thyssen o para cenar antes de disfrutar de una obra de teatro en el Lara”, explican en Lamucca.

Así arrancan diez meses de celebración que culminará en una gran fiesta el décimo día del mes diez (10 de octubre 2018) a las diez de la noche, todo un guiño a este décimo aniversario. A enero de 2018 le seguirán meses dedicados a los clásicos de su carta, al diseño e interiorismo de sus locales, a su interesante programación musical o a sus emblemáticas terrazas repartidas por la ciudad.

SOBRE LAMUCCA

Lamucca nace en 2008 de la mano de los hermanos Ofelia y Alex Marín, en el madrileño barrio de Malasaña. Su primer local, ubicado en la Plaza de Carlos Cambronero (linda con la Calle Pez que le da nombre) sirvió de arranque para el desembarco de locales en las zonas más emblemáticas y concurridas de la ciudad: en el Barrio de Las Letras (Calle Prado, 16), el Barrio de Chamberí (Calle Almagro, 3), el Barrio de Salamanca (Calle Serrano con López de Hoyos) o el Barrio de Sol (Plaza del Carmen, 5). De igual forma, su línea de negocio ha derivado a lo largo de los años en otros conceptos con vida propia como el restaurante La Pescadería o el Club Fishermans, ambos en el barrio de Malasaña (calle Ballesta, 32).