Ocio y Cultura
Muerte, cadáver. morgue, difunto. PD

Un joven polaco de 25 años vivió en sus carnes una de las mayores pesadillas a la que muchos temen: despertarse en una morgue.

Kamil se emborrachó y sufrió un desmayo cuando celebraba una fiesta con sus amigos en la región de Kamienna Gora (Polonia) —según informa el diario Metro—.

Cuando sus amigos lo trasladaron a un hospital, los médicos certificaron su muerte y fue trasladado a la morgue. El motivo aducido no era otro que la gran ingesta de alcohol.

Sin embargo, y como si de una película de Edgar Allan Poe se tratase, Kamil despertó. Los golpes que el joven propinó en el depósito de cadáveres alertaron a un guardia de seguridad que, al ir a comprobar lo que pasaba, se topó com Kamil desnudo, fente a la puerta y pidiendo una manta.

El responsable de seguridad alertó entonces a la Policía y, tras un análisis médico posterior, Kamil fue enviado a su casa.