Ocio y Cultura
Pablo Iglesias e Irene Montero (PODEMOS) se hablan por Whatsapp. PD
El 'pinchazo' con Irene Montero tiene a Pablo Iglesias arrastrado y por los suelos
Encuesta¿Le pasará factura electoral a Podemos su apoyo a los verdugos y asesinos chavistas de Venezuela?

Dice un viejo refrán español que 'el amor dura menos que el agua en un cesto'. Hay otro, más moderno, según el cual la relación de pareja son 'dos años de fuego y veinte de cenizas'.

El primero viene al caso con Irene Montero y Pablo Iglesias, pareja de moda hasta hace nada, reencarnación de 'Juego de Tronos' en opinión de los cursis de Podemos y una versión hispánica y juvenil de los siniestros Ceaucescu rumanos, en opinión de sus críticos.

Todo indica que se acabaron el amor, el sexo y el 'buen rollo' entre los dos podemitas (El 'pinchazo' con Irene Montero tiene a Pablo Iglesias arrastrado y por los suelos).

Para ver si el segundo aforismo es aplicable habrá que esperar, aunque todo indica que también será válido y que Irene seguirá el camino de penitencia que recorre desde hace muchos meses Tania Sánchez.

"El mito del amor romántico es algo opresor, patriarcal y tóxico".

Esta frase la pronunciaba Irene Montero hace apenas unas semanas, en una de las pocas entrevistas en las que hablaba de su relación con Pablo Iglesias. Ahora cobra todo su sentido.

En los pasillos del Congreso, desde Rafael Hernando, en la derecha, hasta los propios compañeros de la pareja saben que algo pasa con Irene y Pablo pero callan o niegan porque no está el horno para bollos.

No sabemos si la ex del líder podemita, Tania Iglesias, que fue relegada al gallinero después de haber sido su novia, se está frotando las manos, o si por el contrario, compadece a su sucesora en el corazón del hombre de la coleta como mujer solidaria que la comprende.

La separación tiene muy preocupados a todos, más allá de la cuestión sentimental, por lo que pueda afectar en lo demás a la formación política.

La consigna del 'soviet supremo', de momento, es tajante: "Todo es mentira".

"No quedan días de verano", es una frase que suena a Amaral pero también al final de un amor efímero, muy oportuna en todo caso para esta penúltima semana de septiembre, cuando en este ambiente preotoñal la representante de Podemos, Irene Montero, disimula a duras penas que algo no va bien forzando sonrisas en los pasillos del Congreso de los Diputados.

Cosa parecida le ocurre a su jefe, Pablo Iglesias, que elude las miradas directas con la camarada Montero girando la cabeza con cierta brusquedad, con el consiguiente coletazo que ello implica para quien está detrás del líder de la formación morada.

No hace mucho, a mediados de julio, Irene Montero realizaba por fin unas declaraciones sobre su relación sentimental con el máximo responsable de Podemos.

En palabras concedidas a Fashion&Arts Magazine, Montero comenzaba renegando de comentar su intimidad ("yo no hablo de mi vida privada", "con mi vida privada soy escrupulosa"), pero acaba dando detalles de su romance.

Irene alababa a su Pablo, al que definía así:

"un hombre de corazón inmenso, de ideas claras y que disfruta de conocer, saber y aprender, además de una persona profundamente sensible".

También valoró las relaciones entre los diputados: "En política mucha gente pasa muchas horas juntos y terminan siendo grandes amigos o pareja", decía.

"En el medio laboral le ocurre a mucha gente", añadía, para concluir cómo fue su primer beso, es un decir:

"Yo conocí a Pablo en un acto en Vallecas y nos pusimos a trabajar juntos".

Irene confesaba por ejemplo que ella ya no usa la palabra camarada:

"Me gusta más compañero. Tampoco tengo miedo a la palabra pareja".

Para confesar que siempre había tenido "miedo a la soledad".

La historia de Andrea Levy comiéndose a besos en los backstages de sus conciertos a Nacho Vegas ya se conocía.

Lo de la vicesecretaria de Estudios del PP y el cantante de izquierdas es una noticia antigua (aunque vigente).

Ahora lo que embadurna las caras de los diputados y diputadas con sonrisas misteriosas en la Plaza de las Cortes y alrededores es lo de Pablo Iglesias e Irene Montero.

Dicen que no hay ruptura total pero que se quieren dar un tiempo. Otra cosa es que Pablo no tenga valor para repetir la jugada que le hizo a Tania y envíe a Montero al gallinero.

"Sería un canteo", nos dice uno de los podemitas que cuenta a Informalia todo esto.

Reconocía Montero que cuando había tenido pareja se había preguntado si a las mujeres no se las educa más para vivir en pareja que para enfrentarse solas al mundo.

"He tenido épocas de vivir en pareja, épocas estables, y otras en las que no tenía y he hecho lo que me ha parecido".

"El amor romántico tiene mucho de mito y una forma hegemónica de entender cómo deben ser las relaciones de pareja entre el hombre y la mujer, colocando a la mujer en una posición subordinada".

En el fondo, la destacada portavoz morada ejerce su militancia incluso en el amor. La prueba es esta frase lapidaria:

"El mito del amor romántico es algo opresor, patriarcal y tóxico".