Ocio y Cultura
Belén Esteban con María José Campanario. PD

"Prefiero que actúe mi abogado. Se demandará todo lo que sea demandable".

Eso afirma María José Campanario-

Además, en la entrevista que concede a Hola, afirma que se han dicho mentiras y barbaridades, que se han sobrepasado todos los límites hablando de su salud y que se le ha hecho mucho daño.

Sí es cierto que sin referirse expresamente a su eterna enemiga, se defiende a su manera del ataque sufrido el pasado sábado por la noche desde Telecinco:

"No voy a consentir que se dé una imagen que no es real de lo que me estaba pasando".

"No voy a permitir que nadie haga o diga algo que me pueda perjudicar en mi profesión. Me costó mucho sacar mi carrera, encontrar una posición dentro de la odontología".

Alude Campanario, sin decirlo, a las acciones legales que Jesulín de Ubrique contempla llevar a cabo tras el belenazo.

"Se han dicho cosas que hacen mucho daño; nunca pensé que se pudieran sobrepasar estos límites. Creo que no lo merezco".

"Tuve que dejar de hacer salidas por la prensa que había en la puerta. No por mí, sino por lo que ha perjudicado a otros pacientes a los que se les ha sacado a cara descubierta en televisión".

"Creo que los temas de salud son muy delicados y hay que respetarlos, y en mi caso no se han respetado en absoluto".

Campanario repite que no se ha enterado de todo lo ocurrido "pero los demás pacientes sí tenían televisión y venían a contarme las mentiras y barbaridades que se estaban contando".

"Yo en ese momento no podía tener una vida normal pero necesitaba una recuperación normal. Lo que más necesitaba era aislarme porque lo que mi cuerpo reclamaba era paz y serenidad para reponerme y ha sido muy complicado. Tuve que dejar de salir a pasear a la playa porque no podía con tanta prensa. Los dían sin salir han sido muy duros".

Sobre su comentado tinte de rubia platino, afirma que ya lo llevó en su época de universidad, y que fue porque su peluquera habitual no pudo ir al centro psiquiátrico y la que la peinó le cambió el color:

"No sé por qué siempre se tiene que ver todo con el objetivo de hacer daño, con maldad y con segundas intenciones. Son ganas de ensuciar".

Cuando le preguntan por la supuesta fijación que podría tener por Belén Esteban, contesta así:

"En vida nunca he estado obsesionada con nadie".

"Me preocupan mi marido, mis hijos y mis padres pero nunca ha existido ninguna obsesión por nadie, tal y como se ha dicho este verano".

Esyo va en referencia al tema que tantos programas de televisión ha llenado.

"La medicación que me han puesto ahora está yendo muy bien pero no estoy ni al 90 por ciento. Esto va despacio".

"Estoy intentando recuperar mi rutina y mi vida normal, más animada y durmiendo muy bien".

"Llevo un tiempo sin tener ninguna crisis fuerte pero toco madera".

"La decisión de ingresarme la tomamos mi marido y yo conjuntamente con los médicos. Yo estaba yendo a rehabilitación pero no estaba funcionando. Tenía una medicación por vía intravenosa con la que no podía dormir y había que quitarla".

Asegura que continuar con la medicación conllevaba riesgos: "También habrá que retirar algún día la que tengo ahora".

Así es Andreita, la hija de Belén Esteban