Ocio y Cultura
Willy Toledo. EP

Poco o nada se puede esperar de este elemento. Cada vez que sale como una rata en redes sociales es para provocar un incendio de proporciones colosales.

De Willy Toledo, cierto es, poco o nada puede esperarse. Es un elemento infame que sólo ve la vida con los ojos del más rancio castrismo y del exterminador chavismo. Por supuesto, en cuando hay algún charco en el que rebozarse, allí que se lanza de cabeza.

Y claro, con los separatistas catalanes montando el pollo, era de esperar que allí metiera las pezuñas el señor Toledo y, por supuesto, salir en defensa de los 'catabatasunos' de turno.

En su muro de Facebook acusa al Gobierno de golpista, fascista y dice que es heredero directo de un rancio franquista como Queipo de Llano. Así reza su post:

"¿Qué haré? Pues imponer un durísimo castigo para callar a esos idiotas congéneres de Azaña. Por ello faculto a todos los ciudadanos a que, cuando se tropiecen a uno de esos sujetos, lo callen de un tiro. O me lo traigan a mí, que yo se lo pegaré.

Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los cobardes lo que significa ser hombre. Y de paso, también a las mujeres. Después de todo esto, estos comunistas y anarquistas se lo merecen, ¿no han estado jugando al amor libre? Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricas. No se van a librar por mucho que forcejeen y pataleen.

Ya conocerán mi sistema: Por cada uno de orden que caiga, yo mataré a diez extremistas por lo menos, y a los dirigentes que huyan, no crean que se librarán con ello: les sacaré de debajo de la tierra si hace falta, y si están muertos los volveré a matar".

Queipo de Llano, el 23 de abril de 1936, anunciando lo que haría, e hizo, a decenas de miles de mujeres y hombres.

Y concluye el 'fino' Toledo:

Este asesino en masa, este fascista, está enterrado, junto a su mujer, y en lugar preferente, en la Iglesia de La Macarena, en Sevilla, bajo una placa enorme que lo honra. Y sus herederos directos están en el Gobierno de España. Y sus cachorros sembrando las calles de terror fascista con total impunidad y cooperación de la policía.
 Y eso.